Os invitamos a conocer The Jungle Journal, más que una revista de viajes, la narración de una aventura que trasciende fronteras físicas. La experiencia compartida por Sara y Gabriel conforma esta publicación que aúna en sus pliegos cultura, medio ambiente y turismo, y que además, construye un puente maravilloso entre Galicia y Texas. Casi nada.

Los caminos que nos llevan a dejarnos cautivar por proyectos editoriales independientes resultan tan diversos como insondables. La atracción orbita muy a menudo en torno a la configuración de la cabecera y su tagline, o en aspectos más físicos como sus acabados y materiales de impresión.

Sin embargo, en muchos casos la respuesta se encuentra entre bastidores, y el propio origen, historia y génesis de la misma, despliega argumentos más que suficientes para sumarse a nuestro corazón editorial —por otro lado ya enamoradizo de por sí. Esto es lo que nos ocurrió con The Jungle Journal.

Para aproximarnos a esta joven cabecera tuvimos la ocasión de conversar con Gabriel, una de las dos patas que sostienen este proyecto editorial. Como no podía ser de otra manera, empezamos por sus orígenes.

The Jungle Journal. Los inicios

Sara y Gabriel, el corazón tras ‘The Jungle Journal’.

«The Jungle Journal empezó a gestarse hace 2 años durante un viaje que realizamos Sara (pareja de Gabriel) y yo. A pesar de no tener ningún tipo de formación en periodismo o diseño, —de hecho nada en relación directa con la edición de publicaciones, soy un enamorado de los viajes y la naturaleza. Estudié salud ambiental y siempre he tenido una gran preocupación por nuestro ecosistema, el cambio climático, etc. Ser de Galicia me ha llevado a estar siempre rodeado de naturaleza, y es algo que me apasiona.

»Sara sí estudió publicidad. Nos conocimos precisamente viajando y nos dimos cuenta de que compartíamos muchos intereses y decidimos continuar el trayecto juntos. En este viaje fue determinante la historia personal de Sara. Ella es de Texas pero toda su familia es de México. Su infancia transcurrió en una sociedad que, pese a su nacionalidad estadounidense, no aceptaba su cultura del todo. Esto le llevó en ocasiones a sentirse avergonzada de ser mexicana. El viaje se convirtió en una suerte de reivindicación de sus raíces». En este sentido, recomendamos leer el artículo Curando un viejo fantasma.

Una pasión compartida

«Decidimos crear algo juntos sobre nuestra pasión, y buscar una fórmula para devolver de alguna manera todo aquello que tomas y aprendes cuando estás viajando. La intención inicial era grabar un documental principalmente sobre los efectos negativos del turismo, aunque también queríamos tratar otros aspectos culturales y medioambientales. No obstante, tras un tiempo en ello llegó la Covid, que nos pilló en Cuba. De allí tuvimos que irnos a pasar la cuarentena a Tulum (México), que sin estar tan masificado como Cancún, sí que va camino de convertirse en algo similar.

»Curiosamente, viviendo el aislamiento en esta zona vimos los problemas derivados de la falta de turismo, es decir, la otra cara de la moneda, lo que nos llevó a reflexionar sobre la necesidad de que exista un turismo, pero más consciente y equilibrado.

»En cualquier caso, la Covid truncó el documental, y entre las posibles soluciones nos decantamos por transformarlo en una revista. Un soporte más viable durante la cuarentena y más abierto de cara a aglutinar todas nuestras pasiones. En definitiva, la necesidad de contar todas nuestras experiencias, fue la génesis».

El sumario es el propio viaje

Basta abrir The Jungle Journal y echar un vistazo a su sumario para percatarnos que se vertebra en torno a los países que Sara y Gabriel visitaron. En este sentido, la revista se convierte en una suerte de narración experiencial y exploración.

Uno de los factores que nos parece más atractivo de la revista, radica en el equilibrio entre contenidos que de alguna manera «denuncian» situaciones insostenibles —como el turismo masivo o la deforestación— y otros que se centran en la revelación de lugares poco transitados y maravillosos.

Se nos antoja una involuntaria, pero acertada metáfora implícita sobre el discurrir de un viaje. Los lugares actúan como nuestros anfitriones, pero somos nosotrxs los que finalmente los vivimos y extraemos unas u otras conclusiones.

Y para muestra un botón. Como nos cuenta el propio Gabriel, «en Perú hablamos con Alain, que creció en una familia Quechua y fundó su propia empresa de senderismo. Nos permitió  darnos cuenta de que la admiración externa por tu propia identidad se puede convertir en un instrumento que también contribuya a preservarla».

«Viviendo el aislamiento en Tulum vimos los problemas derivados de la falta de turismo, es decir, la otra cara de la moneda, lo que nos llevó a reflexionar sobre la necesidad de que exista un turismo, pero más consciente y equilibrado».

Entre dos tierras

Gabriel y Sara, editorxs y diseñadorxs de la publicación en Cuzco.

Una de las señas identitarias en The Jungle Journal radica en que se trata de un proyecto a caballo entre dos continentes. «Aunque pasamos un tiempo trabajando en Estados Unidos, la publicación cuenta con 2 sedes físicas. Galicia, como base para Europa y Texas al otro lado del charco. Esto les permite mantenerse activxs y presentes en ambas ubicaciones.

«Estuvimos en Indiecon (la famosa feria de revistas independientes con sede en Hamburgo), y fue un aprendizaje maravilloso e increíble. Compartir experiencias con otrxs editorxs resulta especialmente importante con una actividad que requiere mucho trabajo individual en casa. Recuerdo especialmente la conversación con un compañero que ha pasado por varios establecimientos especializados en publicaciones independientes, y que actualmente trabaja en Do you read me?».

Stand de The Jungle Journal en Indiecon.

»Nuestra intención es hacer más festivales. Potenciamos mucho la promoción a través de redes sociales —sobre a través de nuestra cuenta de Instagram. Hemos realizado entrevistas en medios locales y algún Podcast. Sabemos que el marketing es nuestra asignatura pendiente, y que toda presencia es poca especialmente con un solo número en la calle, pero se nota que somos solo 2 personas para muchos frentes distintos».

Un proyecto joven de voluntad madura

Tras el diseño manifiestamente sobrio de The Jungle Journal se esconde una voluntad literaria que sitúa el contenido en primer plano, y al mismo tiempo lo equilibra con fotografía de gran formato, una estrategia muy de tendencia.

El propio Gabriel nos da más detalles: «Por temas de formación podría pensarse que las tareas de diseño recaen más en Sara, pero no es así. Si diría que quizás ella sí que tiene más idea, pero al final resultan decisiones que compartidas. Queremos aprender el uno del otro y llevar a cabo todas las tareas entre los dos».

Impronta literaria e impacto con fotografía de gran formato en ‘The Jungle Journal’.

De hecho, The Jungle Journal luce un look & feel no resulta nada amateur. «Estamos muy satisfechos de cómo quedó y la gente la recibe como un producto muy profesional. De hecho asumen que contamos con un equipo de diseño propiamente dicho. Además, alrededor de la mitad de las fotografías son nuestras. En este aspecto sí que colaboramos con más gente».

«Debemos mantener un corazón y una mente abierta mientras nos movemos en el mundo».

El futuro

La artesanía se abre paso tanto en las páginas como en la tienda online de ‘The Jungle Journal’.

«De momento aspiramos a que el proyecto se financie a sí mismo. Estamos 100 % dedicados a la publicación y el músculo financiero es personal. La idea es que el universo The Jungle Journal crezca en varios frentes. Los contenidos de la web se van enriqueciendo con la integración de pequeños reportajes en vídeo, la creación de una newsletter, etc.En definitiva, se trata de poder vivir directamente del proyecto y esto pasa por abrir más su esfera».

Nos llamó la atención encontrar en la tienda de la revista una sección de artesanía. «La sección surgió de forma espontánea. Cuando estuvimos en México, en la zona del Yucatán al sur de la frontera con Guatemala, estuvimos con una familia que se dedicaba precisamente a la elaboración de estas piezas artesanas. Tras la Covid contactamos con ellos y lo estaban pasando francamente mal, porque dependían bastante del turismo. Decidimos ofrecerles esta plataforma en nuestra web para ayudarles a venderla.

»En la actualidad estamos preparando el siguiente número, ya que queremos asentar una periodicidad bianual. Al tratarse de una revista de viajes necesitamos que sea sostenible, pero que todo el peso no recaiga exclusivamente en nosotros. En principio nos planteamos Asia, pero debido al estado de las fronteras allí probablemente nos decantemos finalmente por el este de África, principalmente en  Tanzania, Kenia y Uganda.

Gabriel en compañía de los Tatuyos.

»De cara al segundo volumen también queremos bajar el precio —algo que ya hemos hecho con el número actual. Incluso barajamos un cambio de formato. En la actualidad contamos con distribuidor en Estados Unidos, y estamos cerrando con uno en Europa y otro en España. Esto es vital para nuestra presencia ya que muchas librerías trabajan exclusivamente con distribución y no directamente con lxs editorxs, pese a que el proyecto les resulte atractivo. Esto resulta especialmente difícil en Reino Unido debido al Brexit, que lo complicó todo un poco».

Conclusión

En estos tiempos donde lentamente retornamos a una cierta normalidad «postpandémica» (y «postveraniega»), no se nos ocurría mejor forma que volver al quiosco de Rayitas que con una cabecera que invitase a la exploración.

Al final, el mayor mérito de The Jungle Journal descansa en recordarnos a todxs aquellxs con corazón trotamundo, que no deberíamos concebir la vida sin viajar —las limitaciones siempre están de una forma u otra—, y que ya estamos tardando en volver a preparar el petate.

En la presentación de la revista, Sara y Gabriel nos dejan 3 reflexiones con las que nos gustaría dejaros:

1. Mantener un corazón y una mente abierta mientras nos movemos en el mundo.

2. Ser capaces de adaptarnos a los inevitables cambios que la vida nos presenta.

3. Saber siempre que la naturaleza nos proporciona todo lo que necesitamos.

Ficha técnica

  • Título: The Jungle Journal
    ○ Coordinación: Sara Elisa López y Gabriel Álvarez Lorenzo
    ○ Diseño: Sara Elisa López y Gabriel Álvarez Lorenzon
    ○ Editorial: Studio Colibri LLC
    ○ Género: Viajes y medio ambiente
    ○ Idioma: Español e inglés (ediciones separadas)
    ○ Ciudad de edición: Texas
    ○ Encuadernación: rústica
    ○ Medidas: 220 x 280 mm
    ○ Páginas: 128
    Web

Fotos revista: Salva Cerdá

Resto de fotos: Sara Elisa López y Gabriel Álvarez Lorenzo

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

gdpr

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

_ga, _gid
_ga, _gid