Finalizamos nuestra exploración en busca de las mejores fuentes tipográficas que podemos encontrar en Adobe Fonts. En la primera entrega nos centramos en las serifs y las sans, estas divididas en tres grandes grupos, grotescas, geométricas y humanistas; y la segunda la dedicamos en exclusiva a las display.

En esta tercera y última, vamos a hablar de scripts, monoespaciadas y las que hemos agrupado bajo el epígrafe «trampa de tinta». Quizá no sea en sí mismo un estilo tipográfico; se trata de un recurso técnico, conocido desde los mismos inicios de la imprenta, que con el tiempo ha ido adquiriendo peso estético. Empecemos por aquí.

Trampa de tinta

Las llamadas trampas de tinta surgieron con la finalidad de optimizar la distribución de tinta en las impresiones de tipografías de pequeño tamaño. Consiste en eliminar ciertas áreas de las letras, generalmente en las intersecciones entre las distintas partes de su anatomía, con el fin de evitar una acumulación excesiva de tinta, al expandirse esta de manera natural durante la impresión.

Las trampas de tinta o ink traps pueden ser sutiles o descaradas y erigirse en parte central del ADN de una tipografía. BC Novatica es una grotesca con un cierto toque setentero según sus autores, la fundición checa Briefcase. En ella destacan unas sutiles hendiduras, perfectamente integradas en la arquitectura de la letra, que en tamaños grandes aportan singularidad.

Halyard es una amplia familia tipográfica grotesca diseñada por Darden Studio que en su versión Micro presenta unas pronunciadas trampas de tinta. Ello le otorga un aspecto distintivo, desafiante y excéntrico de lo más atractivo.

La propuesta de Blaze Type es Area Inktrap, variante de Area, una extensa familia geométrica. Las dos versiones de Area Inktrap, Regular y Extended, fuerzan la estructura de la letra y con ello consiguen una atrayente tensión visual.

En Brevier, diseñada por Riccardo Olocco para C-A-S-T, el concepto trampa de tinta es el centro de gravedad de una propuesta estética de tintes sci-fi y rotunda personalidad. Pero no nos dejemos llevar por la primera impresión, pues Brevier está concebida para tamaños pequeños —Brevier era el nombre que los antiguos tipógrafos usaba para nombrar a los tipos de ocho puntos— y sus característicos ángulos internos tienen la finalidad de mantener una óptima legibilidad hasta en las condiciones más adversas de impresión. Podemos ver claramente lo que dijimos al principio, cómo la inevitable dispersión de la tinta se ve compensada por estas pequeñas «trampas» colocadas estratégicamente en las intersecciones.

Monoespaciadas

Adoramos las monoespaciadas, lo hemos dicho muchas veces. Y en esta inmersión en lo mejor de Adobe Fonts no podían faltar.

James Edmondson es el singular personaje tras OH no Type, autor de algunas de las tipografías más interesantes de los últimos años. Edmondson, que a pesar de su juventud posee hechuras de sabio bienhumorado, razona que la mayor parte del diseño tipográfico consiste en buscar la manera de encajar el espacio alrededor de una determinada forma de letra, pero en el caso de las monoespaciadas, por contra, de lo que se trata es de encajar la forma de la letra en un espacio determinado. Covik Sans Mono se diseñó para ser la tipografía de Future Fonts y en principio se concibió como una «falsa» mono, es decir, como una mono pero espaciada proporcionalmente, de ahí esa i sin remates, aunque finalmente se acabó incluyendo una versión monoespaciada genuina.

Adelle Mono y Adelle Mono Flex son la visión de TypeTogether sobre las dos naturalezas de las monoespaciadas, una técnica y otra estética. Por un lado, Adelle Mono cumple con la necesidad de mantener la claridad y la eficacia en las extensas líneas de código tanto en estructura como en espaciado y, por otro, Adelle Mono Flex mantiene la estructura pero modula el espaciado con el fin de proporcionar una lectura «normal». Además, existe una versión variable para un espaciado intermedio.

Input Mono es la propuesta del diseñador tipográfico estadounidense David Jonathan Ross para renovar el aspecto estético de la habitual retahíla de datos de programación. Al igual que Adelle Mono, que acabamos de ver, presenta una versión mono canónica —esto es, caracteres fácilmente distinguibles, puntuación de tamaño generoso en comparación con las letras (en código todo cuenta por igual) y espaciado ancho y siempre igual— y una adaptación de espaciado proporcional que conserva el aspecto mono. Además incorpora una versión sans y otra serif, lo que convierte a Input en un fantástico artefacto de diseño.

Finalizamos el repaso a las monoespaciadas con dos referencias más, ambas distribuidas bajo licencia de código abierto. La primera es Anonymous, de Mark Simonson, una mono de una elegante presencia. Y la segunda es Space Mono, propuesta monoespaciada de Google Fonts. Diseñada por Colophon Foundry, Space Mono (el nombre tiene cierta gracia) es una más que interesante exploración de los límites de la tipografía de ancho fijo inspirada en la sci-fi más pop.

Script y caligráficas

Las script son paradójicas por naturaleza, pues la tipografía aspira a desvincularse del gesto manual, mientras que ellas realizan el viaje en dirección contraria: es tipografía que emula o se inspira en la caligrafía. Se trata pues de territorio fronterizo, un camino de ida y vuelta que, como en otras disciplinas artísticas, puede llegar a ser enormemente fructífero.

De nuevo nos encontramos con el gran James Edmondson, de OH no Type, pero esta vez en un registro diametralmente opuesto al orden exacto de las monoespaciadas. Viktor Script, diseñada por Edmondson y el rotulista y diseñador Erik Marinovich, es una emocionante recreación de la tradición rotulista estadounidense, «tan «pincelada» que parece que la pintura todavía está húmeda».

No es fácil apartar los ojos de Sutturah. Diseñada por el impar Octavio Pardo para Rosetta Type Foundry, se trata de una esponjosa y ultrablack exploración de los límites formales de la letras que garantiza un gran impacto visual; es divertida, irreverente y eléctrica.

La extraordinaria Magasin, de Laura Meseguer, es una estilizada script de alto contraste con un toque, como dice su autora, retrochic. Su gran encanto reside en la elegante combinación entre una estructura geométrica con un esbelto espíritu caligráfico.

Ed’s Market es como tener a tu propio rotulista american style. De hecho, su autora, Laura Worthington, es una experta diseñadora de tipografías script que elabora sus fuentes a mano antes de digitalizarlas para su distribución. Así que los espíritus de la brocha y el pincel están ahí.

Acabamos esta serie de tres post dedicados a explorar Adobe Fonts con Confiteria Script, diseñada por Julieta Ulanovsky y Sol Matas para Sudtipos. Se trate de una elegantísima recreación de las inscripciones de crema o chocolate que se realizan en los pasteles en las antiguas y distinguidas confiterías que todavía es posible encontrar en algunas ciudades entre tanta franquicia sin alma. Confiteria Script pretende ser inocente e idealista, lenta como el tiempo en el interior de estos singulares establecimientos.