fbpx

Contar la historia del diseño editorial, sin caer en un post con «tropecientas» partes, es poco menos que imposible. Pero en Rayitas azules nada nos amedrenta, y nos hemos venido arriba para ofreceros un resumen que os pondrá el «culturómetro» editorial en órbita. ¿Que si podemos rizar el rizo? Of course

No sólo os hemos resumido la historia del diseño editorial en 12 hitos, sino que, además, hemos contado con todo el arte de Javier G. Martín, un «fistro» de ilustrador malagueño, que ha aportado su visión de cada acontecimiento. Así que, sin más dilación, os dejamos con la historia del diseño editorial ilustrada no, ilustradísima.

01. Los Egipcios: El Libro de los Muertos

La mayoría de la bibliografía sobre el tema coincide en que los primeros diseñadores editoriales como tales fueron los egipcios. Los escribas egipcios generaron lo que podríamos llamar una «protoretícula» a base de columnas, filetes e ilustraciones intercaladas con cierto ritmo editorial.

Eso sí, el soporte todavía no era papel, tal y como lo conocemos, sino el papiro. Aunque seguro que lo reconoceréis de las películas, el papiro (nombre de la planta de cuyo tallo se obtenía) era un rollo continuo pegado en sus extremos. Se almacenaban en unos cilindros como protección y, para su confección, se solía emplear hollín para el cuerpo de texto, mientras que para las ilustraciones se reservaban los pigmentos de procedencia vegetal o animal, más difíciles de obtener.

La mejor muestra de «maquetación» egipcia la encarna El Libro de los Muertos, del escriba Hunefer.

02. La Edad Media: los monjes amanuenses

Los monjes amanuenses eran los encargados de reproducir (vamos, copiar) las obras en los monasterios, sobre todo de origen religioso. Su labor se recrea a la perfección en la película En nombre de la rosa, de Jean Jacques Annaud (basada en el libro de Umberto Ecco, bajo el mismo título).La dedicación de estos monjes supuso el nacimiento de numerosos aspectos del diseño editorial que hoy damos por sentado. Empleaban varias columnas, justificaban a la izquierda, empleaban jerarquía tipográfica en la página y se valían de los márgenes para generar dobles discursos.

Asimismo, los monjes contaban en sus filas con artistas de primer orden que «iluminaban» las obras. «Iluminar» era ilustrar a mano las obras valiéndose de diversas técnicas. Esta tendencia dio lugar a obras tan conocidas como los Beatos (escritos por el monje Beatus, de la abadía de Liébana), cuyas belleza de las ilustraciones provocó que se «copiara» abundantemente. Tanto es así que, a día de hoy, se conservan más de 30 completos.

03 China: El sutra del diamante

En el año 868 se autorizó la impresión de El Sutra del Diamante (un sutra es un texto que contiene las enseñanzas de Buda). Escrito en sánscrito, para su impresión se emplearon bloques cortados de forma similar al sistema que idearía Gutenberg 600 años más tarde. Durante siglos permaneció oculto en una cueva cercana a Dunhuang. La única copia que se conserva se puede visitar en la Biblioteca Británica.

Su importancia como hito radica, sobre todo, en romper o, al menos, puntualizar la concepción eurocéntrica de la invención de la imprenta.

Foto: © British Library

04. Gutenberg: la imprenta

En 1455, Gutenberg, un alemán de Mainz, imprimió la primera Biblia, conocida como la «Biblia de 42 líneas» (cuenta con dos columnas, cada una con 42 líneas). Para ello combinó tipos móviles con diversas tecnologías, algunas derivadas de las prensas que su familia utilizaba para realizar vino (in vino veritas e imprenta). Aunque, como ya hemos visto, la imprenta como tal se había inventado previamente; fueron Gutenberg y su socio Fust quienes lo hicieron de una forma más operativa y sistemática.

La expansión de la imprenta fue vertiginosa a través de toda Europa, siendo especialmente importante en Francia, Inglaterra, Italia, España y, sobre todo, Alemania. Concretamente, en España es Juan Parix quien tiene el honor de haber abierto el primer taller de impresión, concretamente en Segovia en 1472.

«Tecnológicamente» hablando, la imprenta trajo múltiples avances:

  • Las ilustraciones, que durante la Edad Media se hacían a mano sobre el pergamino, se seguían reproduciendo tradicionalmente al principio (se dejaba el hueco en la impresión, por ejemplo, para iluminar capitulares), aunque posteriormente dieron paso a los grabados xilográficos en madera.
  • Los formatos de papel (que sustituyeron al pergamino) se estandarizaron. Por un lado existía el Forma regalis, que medía 70 x 30 cm y que, al doblar la hoja, daba lugar a un formato cerrado de unos 34-35 cm. Recibía el nombre de folio. Por otro lado, estaba el Forma communis, que medía 50 x 30 cm, y que daba lugar al cuarto (23-24 cm).
  • La letra gótica dio paso poco a poco a la humanística o romana, sobre todo debido a la influencia italiana.
  • Foliación: se empezó a emplear para evitar errores en la impresión, e iba en números romanos. No obstante, en pocos años, se empezó a generalizar en todas las páginas de la obra y en números arábigos.

05. Renacimiento: el editor

Los años inmediatamente posteriores a la aparición de la imprenta, y la entrada en el periodo del Renacimiento, conllevan la aparición de una figura fundamental: la del editor.

En esta época, la figura del editor era la de un impresor que es capaz de elaborar un entramado comercial. Normalmente, se asociaba con alguien que aportaba el capital, o con algún intelectual movido por la difusión de la cultura. A la expansión de esta figura indispensable, ayudó la aparición de los «Privilegios», que otorgaban exclusividad sobre la obra. De esta forma, las autoridades evitaban el «pirateo» (reeditar una obra que ya había tenido éxito).

Aldo Manuzio está considerado el primer editor comercial. Concebía la edición como un todo: planificación, producción y comercialización. 

Entre otros avances, creó una colección en octavo (en torno a los 16-17 cm) de clásicos latinos e italianos, que podía ser sostenido mientras se leía (antes había que apoyarse en alguna superficie), y que constituye el germen del libro de bolsillo. Para ello, se valió de una tipografía cursiva, llamada cancilleresca (basada en la tipografía que usaba la cancillería papal), que ocupaba menos espacio.

Asimismo, sustituyó la madera por una suerte de cartón reforzado para aligerar el libro, y que fuera más atractivo para el lector.

Otro de los logros del bueno de Aldo fue generar «branding». Su imprenta Aldina contaba con una marca muy reconocible. ¡El primer logo de editorial! Apareció por primera vez en 1502, en el segundo volumen de Poetae Christiani veteres. El ancla y el delfín ilustran el eslogan «Festina lente», algo así como «vísteme despacio, que tengo prisa».

06. La revolución industrial: impresión en masa

Aunque durante el Renacimiento y el Barroco son muchos los acontecimientos y cambios que influirán en la edición de hoy en día, es la llegada de la Revolución Industrial y la producción en masa, la que marca una segunda revolución en el diseño editorial. 

Los hijos de los obreros accedían a la educación (entre otras cosas, gracias a los esfuerzos sindicales de sus progenitores), con lo que la necesidad de material aumentó. Asimismo, se disparó la producción en las imprentas que producían carteles, periódicos, folletos, etc., a destajo. En pocas palabras, el aumento de la alfabetización, los movimientos políticos, reivindicaciones y la industria, dispararon la necesidad de impresión y, con ello, la proliferación de imprentas.

07. Linotipia: la revolución cultural

Al hilo del hito anterior, un invento (nunca lo suficientemente reivindicado) permitió acelerar el proceso de impresión: la linotipia. Inventada por Ottmar Mergenthaler en 1885, era accionada por un operador con un teclado de 90 caracteres (similar a una máquina de escribir). La máquina contaba con unos moldes (matrices) para las letras, e iba reproduciendo líneas en una sola pieza de metal. Vamos, que era algo así como fundir metal en vivo mientras se iban reproduciendo los textos.La linotipia influyó especialmente en el desarrollo de los periódicos al permitir producir páginas más rápido y en mayor cantidad. De esta forma, las redacciones se llenaron de este prodigio impresor, tal y como podemos ver en la fotografía.

Sala de composición del ‘New York Herald’

El maravilloso documental Linotype: The Film constituye un referente imperdible de cara a conocer en mayor profundidad esta maravilla de la ingeniería, y su papel en el desarrollo de la cultura. Para abrir boca, os dejamos con el trailer.

08. Tipografía suiza: Tschichold & Josef Müller Brockmann

Las escuelas De Stijl (Holanda) y, especialmente Bauhaus (Alemania), constituyen el germen de la imprescindible tipografía suiza. Las condiciones sociales y económicas en este país, mucho más favorables que en sus vecinos Alemania, Francia o Italia, propiciaron que muchos tipógrafos decidieran establecer allí su residencia. Dos nombres propios brillan con fuerza:

Jan Tschichold escribió y desarrolló sus teorías sobre tipografía en las obras La Nueva tipografía (editada por nuestra amadísima editorial especializada Campgrafic) y Tipografía Asimétrica (1928). Ambas asientan las bases para la modernidad.

Josef Müller Brockmann es uno de sus máximos exponentes, sobre todo en lo que a diseño editorial se refiere. Su principal aportación la constituye la publicación de varios manuales sobre la retícula y cómo utilizarla con flexibilidad, para conseguir variedad sin perder la importancia del contenido frente a la forma. Su obra Sistemas de retículas, editada en español por Gustavo Gili, es un imprescindible que goza de una vigencia envidiable.

09. Autoedición: los ordenadores

Aunque la informática como tal existiese muchos años antes, es a mediados de los años ochenta cuando el concepto de informática doméstica toma fuerza. Los ordenadores empiezan a ser más asequibles, aunque nada que ver con los tiempos que corren, y la informatización de las empresas empieza a ser una realidad viable. Para que esto ocurra, y afecte a la industria editorial en particular, ocurren varios hechos determinantes:

  • Apple saca al mercado el primer ordenador con entorno wysiwyg (what you see is what you get), que supone gestionar un sistema operativo de forma instintiva y sin necesidad de ser un programador.
  • Aldus (junto con Apple) lanzó PageMaker, el tatarabuelo de nuestro amadísimo InDesign.
  • Adobe lanza el lenguaje PostScript, que allana el camino para el formato pdf.
  • Más adelante, aparece QuarkXpress, destinado a ser el rey del flujo editorial durante muchos años (a costa de PageMaker), pero destronado «al más puro estilo Lannister», por InDesign, el estándar actual sin paliativos.

La tarea editorial se encauzó ya vía ordenador hasta nuestros días, sólo que todo iba más lentico, claro.

Madre mía, no ha llovido nada…

10. Internet: PDF & eBooks

En 1993, Adobe lanzó la tecnología PDF basada en PostScript. El hecho de que se pudiera leer (como hoy en día) en cualquier plataforma con un software gratuito, insufló una gran energía a la difusión electrónica de documentos. Se acuñó el término Cross Media, es decir, a partir de un solo documento, crear varios documentos para publicar en distintos medios con diferentes estándares de calidad.

Años más tarde, Amazon y su lector electrónico Kindle revolucionaron la forma en la que consumimos libros. Sin llegar ni mucho menos a la debacle de la versión impresa de los libros, sí que a día de hoy podemos decir que ambos soportes, físico y electrónico, conviven en armonía y no parece que esto vaya a cambiar en un futuro próximo.

El formato epub abierto, a diferencia del formato .mobi (exclusivo de Amazon), facilitó la aparición de nuevos actores, dispositivos, etc.

11. Revistas independientes: la revolución impresa

Los fieles a Rayitas sabéis bien lo que nos trastornan las revistas independientes, a las que dedicamos numerosas publicaciones en el blog. Frente a los Nostradamus «de todo a cien», que presagiaban el fin de las publicaciones impresas, nos encontramos con todo lo contrario. Nunca antes habían coexistido tantas publicaciones independientes de calidad como ahora.

Suspira mezcla terror y feminismo, un nicho impensable una década atrás.

El cambio de paradigma en la distribución de publicaciones, gracias a las transacciones electrónicas en Internet, permiten que l@s lector@s accedan a un kiosco virtual infinito, donde pueden hacerse con revistas de las más diversas temáticas: perretes, brujas, deportes minoritarios… todo tiene cabida y público objetivo disponible.

12. Publicaciones digitales: el futuro

Como ya te hablamos ampliamente de las publicaciones digitales, y sobre las herramientas para su creación, no vamos a entrar en mucho detalle ahora. Pero os contamos lo básico que necesitáis saber.

Una publicación digital explota las capacidades táctiles y multimedia de los dispositivos inteligentes. Pero, ¡ojo! No hablamos de visualizar un pdf puro y duro en una tablet, sino de generar una versión que se adapte a este soporte como un guante, y que permita acceder directamente a webs, ver vídeo y navegar por ella de forma totalmente natural.

Como un vídeo vale más que mil imágenes, aquí os dejamos varios donde podéis apreciar diversas publicaciones que lo hacen muy bien en versión tablet.

Y hasta aquí este repaso a vista de pájaro por la historia del diseño editorial. Nuestro profundo agradecimiento a ese «peaso» de Javier G. Martín, si no os ponéis a seguirlo ya, es para haceros «pupita en el diodeno».

Ilustraciones: © Javier G. Martín

Nota importante:

La intención de este post es la de resumir los principales hitos, según la visión personal del autor, del desarrollo del diseño editorial a lo largo de la historia reciente. Queda, lógicamente, mucha tela que cortar para profundizar. Nos hemos saltado, conscientemente, siglos enteros sin que nos tiemble la mano. Nuestro objetivo ha sido dar unas pequeñas pinceladas generales de la forma más ágil posible. En futuras publicaciones hablaremos largo y tendido de los diversos aspectos que han conformado la disciplina de la que hemos hecho nuestra pasión.

Mientras tanto, si queréis profundizar, tenéis este post donde os recomendamos los mejores libros sobre diseño editorial, muchos de los cuales se han consultado para la redacción de este post.