Bruta de Natanael Gama para Ndiscover by Fontown

Dicen que es lícito felicitar el Año Nuevo hasta el 31 de enero, pero que, pasada esa fecha, resulta un poco raro, como fuera de lugar. Quizá suceda lo mismo con las listas de lo mejor del año, aunque, la verdad, tampoco tiene demasiada importancia. En cualquier caso, a pesar de estar ya bien metidos en febrero, aquí tenemos una de esas listas, una que, a fin de cuentas, no es más que una buena excusa para hablar de lo que más nos gusta: la tipografía. Concretamente, algunas de las mejores tipografías del pasado 2018 según una suculenta nómina de diseñadores, divulgadores y docentes de la materia. Como ya hicimos hace un año, hemos querido que fueran las y los profesionales del diseño y la comunicación gráfica quienes nos aportaran su visión sobre lo que, a su juicio, habían dado de sí tipográficamente hablando estos 365 días. La grata experiencia del post del año pasado sobre las mejores tipografías de 2017, con un coro de voces diversas contribuyendo, cada una desde su personal punto de vista, a construir una enriquecedora panorámica, nos ha empujado a querer repetir una vez más, y de nuevo el resultado nos dibuja una gran sonrisa de satisfacción.

Gina Serret

Gina Serret por Martí Casanellas

Gina Serret es diseñadora gráfica y una apasionada de la caligrafía, el lettering y la tipografía, disciplinas en las que lleva formándose desde 2011, año en el que obtuvo el Máster en Tipografía Avanzada en EINA (Barcelona) asistiendo más tarde, en 2015, al primer Curso Anual de Caligrafía en la escuela Visions en Barcelona. Su pasión por la caligrafía y la rotulación la llevó a establecerse como diseñadora freelance especializada en estas disciplinas y desde 2016 también enseña tipografía, lettering y caligrafía en diversas escuelas de Barcelona y alrededores. El pasado verano acudió al Curso intensivo de Tipografía Type Paris, donde obtuvo diploma con distinción.

Resumiendo un año en tipos, Gina apunta que «durante 2018 se ha seguido con la tendencia de recuperación de formas humanistas y retro como Windsor, Souvenir, Clearface o diseños más recientes que no dejan de ser revisiones de trabajos del siglo pasado, como es el caso de Ogg –inspirada en la rotulación creada por Oscar Ogg–, Orpheus –diseñada originalmente a finales de los años veinte y revisada en 2011–, Recoleta –inspirada en formas populares de los setenta– o las distintas versiones de Larish. Y en muchísimas ocasiones, estas tipografías caligráficas se han visto combinadas con palo seco geométricas».

«A ver qué nos depara este 2019 en cuanto a definición de límites de uso de las Variable Fonts por parte de los diseñadores y programadores. Y es que como cualquier revolución, aún hay un montón de incertidumbres.»

De la producción de 2018, Gina destaca Nomada, de Jordi Embodas. «He tenido el gusto de trabajar concretamente con Nomada Serif para un proyecto editorial complejo y la he disfrutado muchísimo. Presenta formas con personalidad y elegancia pero, sobre todo, funcionales y muy versátiles. Jordi y sus colaboradores han hecho un trabajo brutal.»

Beastly de James Edmondson (Ohno Type), «un excéntrico estilo italiano –letra egipcia con contraste revertido– solución supercompacta de letras versales muy pesadas, con enormes serifas y la parte central reducida a trazos filiformes. Por pura curiosidad, nació Beastly, el alfabeto entero para “Lubalin 100“. Pura diversión».

Molto, de Xavier Duprez, publicada por TypeTogether. «Molto es una atractiva slab serif de nueve pesos con un paquete adicional de versales con florituras. En este caso, el más que sólido background caligráfico de Xavier ya es garantía de éxito. La combinación de Molto Fat o Molto Black, de formas robustas, impactantes y compactas con las capitales decorativas es exquisita.»

Molto de Xavier Dupré publicado por TypeTogether

Tiempos Fine, diseñada por Noe Blanco para Klim Type Foundry. «Me ha encantado la versión más refinada de Tiempos. Tiempos Fine se caracteriza por su elevado contraste y la combinación formal de generosas curvas con terminales afilados. Un minucioso trabajo que destaca por su elegancia y refinamiento. ¡Brava, Noe!»

Fixture, de Ale Paul para Sudtipos. «Formalmente bien distinto es este extenso trabajo publicado el pasado mes de octubre. Una amplia familia grotesca formada por ni más ni menos que por 72 estilos que ofrecen un enorme rango de combinaciones de ancho y peso distintos que permiten hacer trabajos gráficamente tan potentes como los que la misma fundición ha preparado para promocionar la fuente.»

Jose Luis Martín Montesinos

Jose Luis Martín Montesinos en Cañas y Tipos. Noviembre 2018

Jose Luis Martín es impresor, co-fundador de la enormérrima editorial de Tipografía Campgràfic y ha concluido recientemente su labor como docente en uno de los máster de diseño gráfico más sólidos de nuestro país, concretamente en la Universidad Politécnica de Valencia, donde ha sido profesor desde su primera edición. A la pregunta de qué opina sobre la producción de tipos de 2018, Jose Luis responde rotundamente: «me ha parecido excelente.»

«Siempre hay gente que me pregunta: ¿No tenemos suficiente tipografías, es necesario diseñar más? Y mi respuesta siempre es la misma, si son buenas tipografías siempre son bienvenidas, y añado, ocurre igual con la música, es necesario tener nuevas canciones, por supuesto, todo lo que sea bueno siempre tiene cabida.»

Martín Montesinos es optimista en cuanto al panorama tipográfico para el 2019 «lo veo en la misma línea que en el 2018 y que en los últimos años, una situación de privilegio, que ojalá estuviera en otros ámbitos. Hay muy buenos diseñadores de tipografías y cada vez la formación en esta disciplina es más alta, por tanto, el resultado siempre será positivo.»

Entre sus favoritas este año destaca: Neruda de Pedro Arilla para FontSmith. «Irreverente, decidida pero tradicional.» Piazzolla de Juan Pablo del Peral de Huerta Tipográfica. «Para mí tiene una relevancia por tratarse del nuevo trabajo de Juan Pablo, luego de poner el listón muy alto con Alegreya. Piazzolla no tiene la infalibilidad de aquella, pero viniendo de quien viene, es de por sí una gran familia. Posee un espectro de uso más acotado. Se pensó para composiciones de poco espacio, a columna angosta, con buen rendimiento. Dentro de esos requerimientos tiene particularidades cautivantes típicas de Juan Pablo.» Y Reforma, de Alejandro Lo Celso de Pampatype. «Reconozco que cuando la vi en pantalla, no me sentí del todo atraído. Pero al hacer unas pruebas impresas para una pequeña edición de poemas, quedé encantado. Es clara, sutil, elegante.»

Por otro lado, Jose Luis añade, entre lo mejor del 2018, varias tipos de Jordi Embodas. En primer lugar Folha. «Hay dos versiones de la tipografía, Folha Texto, tipografía romana con una arquitectura compacta y sorprendentemente elegante. La estructura típica de las gracias, curvadas por fuera y rectas por dentro, tiene un propósito. Introducir una suave elegancia caligráfica en el diseño. La forma de las gracias da a las letras un empuje hacia adelante, un movimiento que ayuda al ojo del lector a lo largo de las líneas del texto. Las cursivas tienen un flujo encantador, y tienen una naturaleza marcadamente caligráfica. Folha Grafico, por otro lado, es una tipografía de palo seco humanística con una generosa altura en la “x”. Los finales de trazo sutilmente curvados mejoran la imagen del texto y añaden viveza a las letras y a las palabras. Al examinar el diseño en detalle, se comprobará que los terminales se cortan en un ángulo oblicuo, lo que añade dinamismo a la tipografía. Los ascendentes y descendentes moderados y un ancho estrecho permiten una cantidad máxima de texto en una superficie limitada, una calidad muy buscada en el diseño editorial. Junto con el bajo contraste, ayuda a que el diseño mantenga su aspecto equilibrado y aireado. Las cursivas auténticas tienen una pendiente moderada, con características condensadas que recuerdan a los diseños clásicos de mediados de siglo de tipo inglés y holandés.» También está Nomada, «una auténtica familia seriada, una de las mejores que yo conozco, algo muy difícil de encontrar.» Destaca de esta superfamilia el estilo Nomada Incise, «una de mis favoritas, porque pertenece a un género que se encuentra un poco fuera de los caminos trillados, tipografía incisa, con un fuerte enfoque en las formas artesanales. Con reminiscencias de letras grabadas».

Bea Canut

Bea Canut es diseñadora gráfica, tipógrafa y amante de las letras en general. Dirige, desde hace 10 años PLAN B WORKS, un estudio dedicado al graphic thinking, diseño editorial, identidad corporativa y tipografía. En 2012 hizo el curso de «Especialización en Tipografía», dirigido por Unos Tipos Duros,  donde desarrolló su primera tipografía, Lucas Sans. Fue cofundadora de Comando Cran y, por si fuera poco, Bea forma parte de la Asociación Cultural Familia Plómez desde donde divulgan las maravillas del letterpress y la tipografía.

Bea es una incansable investigadora, procura estar al día de las novedades tipográficas para presentar siempre propuestas innovadoras a sus clientes. «Tengo mis propios estilos fetiche y acabo siempre enamorándome de cosas similares que se clasifican en varios grupos. Intento además dar visibilidad a la tipografía española, que está haciendo cosas muy interesantes.»

«Se nota mucho que la tecnología está ayudando otra vez a la experimentación. Me recuerda (salvando las distancias) a lo que ocurrió en la época de los 90 durante el postmodernismo. Veníamos de una etapa tan académica, muy convencional, convirtiendo la tipografía en piezas de obras maestras eternas. Ahora que el Opentype nos permite hacer mucha experimentación y los programas de diseño, poco a poco, lo pueden integrar, las opciones existentes son muy prometedoras.»

Sin orden de prioridad, Canut destaca Fixture, de Ale Paul. «La encuentro superusable y con una personalidad muy interesante. Tiendo a buscar familias extensas y las que tienen buenas condensadas me resuelven muchos problemas.» Aspen, de Ludwig Type. «Me resulta extremadamente legible y amplia a la vista por su métrica. Siendo una grotesca tiene una personalidad especial porque no es tan estática. Su peso Black me encanta.»

Aspen de Ludwig Type

Pliego de Juanjo López, «es una maravilla. Es un proyecto marciano porque está pensado para funcionar a tamaños pequeños impresos y sus formas son muy especiales, pero a gran tamaño tiene un atractivo indiscutible».

FS Kim de Fontsmith, «tiene cosas que me recuerdan a grandes clásicos. Es potente pero elegante al mismo tiempo. Su versión display me gusta más por los contrastes que tiene, pero en su conjunto es una familia que me muero por usar en un proyecto para cliente».

FS Kim de Fontsmith

La colección Nomada de Jordi Embodas, «es un trabajo titánico de coherencia entre estilos y familias, y de cómo en ocasiones una sola familia te resuelve un proyecto entero sin perder jerarquías y contrastes. De todas sus variantes creo que mis preferidas son la serif y la slab. Y la didona. Y la incisa. ¡Y la sans!»

Respecto al 2019, Bea sospecha «que vamos a seguir más o menos como en el 2018, pero más consolidado. También hay una tendencia a que las grandes marcas apuesten por sus propias tipografías corporativas, con lo que supongo que también veremos nuevas identidades tipográficas a lo largo del año. Espero ver mucha experimentación aún porque aún queda mucho por recorrer y la tecnología avanza cada día.»

Paco Calles

Paco Calles es «tipografílico», asesor, consultor, conferencista e instructor. Pionero y referente en la enseñanza especializada de la tipografía en México, es fundador de la Bienal Latinoamericana de Tipografía, Tipos Latinos. Director general de Tipografilia estudios y del Congreso nacional de tipografía en México. Es miembro de la Asociación Tipográfica International (ATypI) y del colectivo Unos Tipos Duros.

Cuando le preguntamos qué le ha parecido el 2018 en cuanto a tipografías se refiere, Paco apunta en primer lugar que «el fin de un año y el inicio de otro, no necesariamente marcan una gran diferencia en el panorama de la producción tipográfica. Las transformaciones en este terreno no dependen, por lo general, del calendario gregoriano, sino de otras condicionantes. En todo caso, la producción tipográfica, deviene de factores y circunstancias intrínsecas y extrínsecas de la misma tipografía. Los intereses y necesidades de la sociedad, el entorno, la tecnología, la economía: la cultura en general, modifica paulatinamente el desarrollo de la tipografía».

«Algunas características del panorama tipográfico que —sospecho y espero— estén presentes durante el 2019 son el interés sobre el diseño y producción de proyectos tipográficos a la medida, aumento en el desarrollo de fuentes no latinas, tipografías seriales y fuentes variables, así como la implementación de nuevas estrategias de distribución y comercialización de tipografías.» 

Paco confiesa que tipos de 2018 «me gustan muchas, a decir verdad. Me gustan algunas por su originalidad, otras por su repertorio y prestaciones, unas más por el aporte hacia la propia disciplina y hacia otras disciplinas. Por el momento quisiera destacar algunos proyectos tipográficos en los participaron varios colegas hispanoamericanos. Probablemente, algunas de estas tipografías, fueron desarrolladas antes; pero, es en el 2018 cuando se maximiza su presencia. Thesaurus, de Fermin Guerrero (Uruguay); Phonos de Manuel López Rocha (México); Tiempos Fine, de Klim Type Foundry con la participación de Noe Blanco (España); Guyot, de Ramiro Espinoza y Multiple, de Alfonso García (Argentina)».

Thesaurus, de Fermin Guerrero

Claudia Rifaterra

Claudia se graduó en Elisava en el grado de Diseño Gráfico, trabajó en estudios de relevancia en Barcelona hasta que lo dejó todo por las letras, empezando con estudios de caligrafía en profundidad y desde hace unos años, diseño de tipos. Cursó Type and Media de KABK en la Haya, donde se dio cuenta de su vocación, más investigadora y pedagógica que comercial, y que finalmente la ha llevado hasta el Máster en diseño de tipos de Reading (Gran Bretaña), donde se encuentra en la actualidad.

Kombucha por Tamara Pilz

Al encontrarse Claudia en el pasado año 2018 muy en contacto con el mundo académico, dentro de sus preferencias nos cita familias tipográficas diseñadas y producidas en un entorno académico: «Las voy a resumir dándoles un atributo a cada una: Kombucha por Tamara Pilz, por ocurrente y amena, Model por Lisa Huang, una tipo variable y funcional, ARone por Niteesh Yadavtecnología provechosa, Grand Tourisme de Louis Nebingerdisconforme y de tendencia y Kaffi por Yin Fei Gweecaligráfica y novedosa».

«Del 2018, destaco el soporte de Adobe con las Variable Fonts y como en la actualización de Illustrator puedes modificar el ancho, peso, inclinación o cuales sean sus variables de forma tan fácil. También es de destacar otras iniciativas comerciales de pequeñas empresas como Future Fonts, donde puedes comprar la fuente por un precio inferior antes de que esté terminada (y dar tu feedback para mejorarla) o esperar a que la termine y el precio es el completo. Y Type of the Month Club, una subscripción a una tipo “sorpresa” al mes, diseñadas con mucho encanto por David Jonathan Ros.»

ARone por Niteesh Yadav

Con respecto al futuro inmediaro, Rifaterra resalta que «hay una tendencia muy positiva hacia las colaboraciones. La familia tipográfica colaborativa Qandus integrada por Laura Meseguer, Kristyan Sarkis, Juan Luis Blanco y Huda Smitshuijzen AbiFarès es un buen ejemplo de cómo resolver una familia multiscript con diversas personas, cada una especializada en un script pero trabajando con unas formas gustosas y perfectamente homogeneizadas».

Rafael Jordán

Rafael Jordán es un diseñador de tipografías valenciano que se enamoró de la disciplina cuando estudiaba la carrera de Diseño Gráfico. En 2013 diseñó su primera fuente y no ha parado de diseñar letras desde ese día. En 2015 dejó su trabajo como diseñador gráfico para asistir a la primera edición del programa Type Paris y completar allí su formación. En la actualidad trabaja como freelance, desarrollando tipografías personalizadas y comerciales y también impartiendo clases de tipografía en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Jordán ha sido el encargado de diseñar Drupa, la primera tipografía del catálogo propio de Fontown. No hay que olvidar que también es uno de los organizadores de Cañas y Tipos, el mejor encuentro tipográfico-festivo de nuestro país.

En su valoración del 2018 tipográfico, Jordán coincide con buena parte de sus compañeros de post al destacar Nomada, de Jordi Embodas. «Sin duda está en mi lista personal, un proyecto espectacular y titánico. Todos sus estilos están realizados con mucho mimo y atención al detalle.» Para Jordán el 2018 ha sido un año prolífico lleno de tipografías muy variadas. «Es muy difícil elegir así que voy a barrer un poco para casa (porqué los autores y sus obras lo merecen) y me voy a centrar en fuentes latinas. Empezaré por Pliego, de Juanjo López. Juanjo es un gran amigo, y compañero de C&T, y he podido seguir el proceso de esta familia. Particularmente me resulta muy interesante por sus formas quebradas que le hace tener una personalidad muy fuerte y aun así consigue una textura muy bella en párrafos.»

Pliego de Juanjo López

«Además de muchas familias nuevas, también se han ampliado muchas familias ya existentes, ya sea con nuevos estilos, distintos alfabetos o añadiendo nuevas funcionalidades. En este apartado destacaría: Aw Conqueror Didot, de Typofonderie, cuyo dibujo es una maravilla y pone a prueba hasta donde llega nuestro fetichismo con las formas, y Guyot Press, de Ramiro Espinoza, que añade una nueva arista a esa joya que es Guyot con el saber hacer y la experiencia en prensa del diseñador. Otra familia que me resulta muy interesante es Fs Neruda, de Fontsmith y diseñada por Pedro Arilla. Tiene un trabajo muy cuidado en cada peso para darle una identidad propia a cada uno, haciendo que no sea una mera cuestión de grosores sino incluso dotando también de distintas funcionalidades.»

Aw Conqueror Didot de Typofonderie

Jordán también coincide en la sospecha de que 2019 «continuará la senda del 2018 que fue sin duda variada. Han aparecido nuevas iniciativas que están ampliando el panorama y el abanico de estilos. Por otra parte, ha sido un año donde grandes y conocidas empresas han presentado fuentes a medidas y en lo técnico, las variables fonts están dando pasitos pero no acaban de despegar».

 Ana Linde

Ana Linde por Carla Bonnet.

Ana Linde es diseñadora gráfica e ilustradora freelance madrileña. Trabaja en el ámbito cultural (principalmente en el cinematográfico) y educativo. Da clases de tipografía para niños y jóvenes en CaixaForum y para ilustradores en Billar de Letras. Ana, que estudió Bellas Artes, siente pasión por las letras y de ahí que el pasado año completara su formación tipográfica en el Curso de Tipografía de Unos Tipos Duros y Familia Plómez y que forme parte de Fetén letters, equipo de «rescatadores» de letreros antiguos madrileños con intención de reunirlos en un libro.

Con respecto a las tipografías que le han parecido más relevantes de los últimos doce meses, Linde nos propone, Tangly de Zuzanna Lycko, «porque es Zuzanna Lycko»; FS Neruda, de Pedro Arilla para Fontsmith; Braille Neue, de Kosuke Takahashi, «con el precedente de Blind Words en 2017 por Nuria López, y el proyecto Adobe Hidden Treasures: recuperación de tipos de la Bauhaus por un equipo de estudiantes con el apoyo de Erik Spiekermann. Por último, destacaría también de la producción de 2018, todas las que salieron del Curso de Tipografía de Unos Tipos Duros y Familia Plómez. No puedo quedarme con una después de verlas nacer con tanto sudor y lágrimas. Compartir proceso, aprendizaje, dudas, nervios, risas y vermú… las hace únicas.»

Tangly por Zuzanna Lycko

En cuanto a lo que nos espera este 2019, «existe la tendencia cada vez mayor hacia las variable fonts por su adaptabilidad a diferentes soportes. También creo que veremos diseños que permitan dinamizar la gráfica: modulares, experimentales o con variantes de color y proyectos que usan la tipografía transversalmente: con fines sociales, educativos, científicos, culturales, etc. Es destacable el que cada vez haya más interés desde abajo, gente muy joven con mayor nivel que a la larga puede influir en los proyectos: clientes más dispuestos a pagar tipografía y una mayor tendencia en grandes marcas hacia la tipografía corporativa aunque sigue siendo difícil que apuesten clientes pequeños. En ese sentido, creo que hay una mayor tendencia a usar catálogos tipográficos, que facilitan la gestión con el cliente final. La dificultad de la no estandarización: cada fundición sus normas, lógico en libre mercado, complica que algunos clientes apuesten por la compra de tipografías. Por último destacaría la presencia de tipografías hechas por mujeres y la recuperación de letreros antiguos (y no tanto). Producto de cierta nostalgia de historia, artesanía, texturas. Un vintage tipográfico.»

Stephen Kelman

Stephen Kelman es diseñador gráfico y director de Rair, consultora de branding de Glasgow, Escocia. En 2005 se graduó de Duncan of Jordanstone College of Art and Design en Dundee y desde entonces trabaja con agencias en Escocia y en el resto de Europa. Gran parte de esta experiencia ha tenido un enfoque editorial y la integridad tipográfica es la base de lo que hacen en Rair.

Según Kelman «las fundiciones y diseñadores de confianza están produciendo tipos de letra memorables y de calidad a un ritmo impresionante. Obviamente, el 2018 ha visto la continuación de la tendencia hacia la tecnología y, más recientemente, de las marcas de moda hacia las audaces sans serifs. Aún así, sigo apostando por tipos de letra como Heldane de Klim Type foundry que son y seguirán siendo atemporales y se utilizarán mucho después de que las tendencias actuales hayan aparecido y desaparecido.»

Heldane de Klim Type Foundry

Al preguntarle a Kelman sobre lo más destacado en 2018, nos responde «siempre he tendido a pensar primero en la fundición y luego en el tipo de letra. Con tantas opciones, suelo tener en mente la fiabilidad e ir a las fundiciones es de gran ayuda a la hora de elegir tipografías. Las fundiciones que más he visitado en 2018 y los nuevos y notables tipos de letra que más me han llamado la atención han sido Heldane de Klim Type Foundry, Coign de Colophon Foundry, Orientation de Commercial Type, Dystopian de Sudtipos y Venn de Dalton Maag.

Me resulta relativamente difícil trabajar con nuevas tipografías: lleva un poco de tiempo acostumbrarse a los detalles y a la idiosincrasia de las tipos a nivel individual. Me gusta trabajar con combinaciones tipográficas que conozca y confíe en su utilidad.

Con respecto al futuro inmediato apunta que «no creo que sea polémico sugerir que las serifs puedan regresar en 2019. La agencia londinense Made Thought ha hecho el cambio recientemente a una tipo con serif, y espero que los diseñadores, agencias y marcas sigan su ejemplo. A nivel personal, espero ver un mayor desarrollo en la tipografía cinética y una mayor integración del tipo en movimiento en aplicaciones y webs. A nivel profesional, sería de gran ayuda que en 2019 InDesign desarrollara más herramientas para aplicaciones digitales.»

Coign de Colophon Foundry

Conclusiones

Como muy certeramente advierte Paco Calle, no existe una línea que divida un año de otro y que separe tendencias o corrientes. Por lo tanto, este 2018 que ya se aleja, ha continuado la tendencia iniciada hace tiempo en cuanto a la relación establecida entre tipografía y tecnología digital. De nuevo aparecen múltiples referencias a las funcionalidades OpenType y las Tipografías Variables cuya influencia en la producción tipográfica resulta una nítida evidencia. El gran nivel de las tipografías continúa muy al alza, con hazañas como la de Jordi Embodas y su Nomada. 2019 apunta maneras; nos vemos dentro de un año.