fbpx

Acabado el año, resulta prácticamente inevitable intentar obtener una panorámica de lo que han dado de sí estos doce meses en lo referente al universo tipográfico. A lo largo del pasado año, hemos ido destacando las tipografías que, en nuestra opinión, resultaban más interesantes o representativas conforme iban apareciendo. No nos queríamos conformar, a la hora de valorar la producción tipográfica de 2017, con una simple lista de lo mejor, ya que, a fin de cuentas, éstas son siempre subjetivas e incompletas. Y como pensamos que la subjetividad, inevitable y necesaria, es cosa de perspectiva, nos hemos decantado por recabar la opinión de siete destacados profesionales del diseño, la tipografía y la comunicación, que nos han proporcionado una rica y poliédrica visión del estado actual de la creación tipográfica.

Josep María Mir

Josep María Mir, fundador y director creativo de SUMMA, Premio Nacional de Diseño 2008, es una de las personalidades más influyentes e interesantes del diseño español de las últimas décadas. Autor de varias de las marcas más reconocibles de los últimos años (RTVE, Ono, Telecinco, Abanderado, Ferrovial, Repsol…), Mir es una referencia indispensable del branding en España. 

«Va a ser interesante el papel de las OpenType en soportes digitales, dado su dinamismo y su capacidad para hacer marca. También está el tema de las fuentes variables de Adobe, a ver dónde nos lleva», descata el diseñador barcelonés, que en el 2017 ha observado «cierta tendencia hacia los cuerpos extended. ¡Curioso!».

En cuanto a las tipos más relevantes, Mir escoge un póquer de ases: Noto, de Google; Archia, de Atipo; FS Emeric, de FontSmith; y dos de Branding with Type, BW Gradual y BW Modelica.

A su vez, la tipografía que más ha usado durante este pasado año es la Geomanist, otra creación de los asturianos Atipo.

FS Emeric de Fontsmith

Pedro Arilla

Pedro Arilla por Xoel Burgués

El diseñador de tipos Pedro Arilla trabaja actualmente para Fontsmith, en Londres. Además, entre otras diversas ocupaciones, es autor de uno de los blogs en español sobre tipografía más relevantes de los últimos tiempos, Don Serifa, y anualmente organiza Glíglifo junto a Damiá Rotger, el curso intensivo y pasional de tipografía que se lleva a cabo en Sos del Rey Católico.

A pesar de su juventud, Pedro Arilla es de las personalidades más sólidas y la vez inquietas del panorama tipográfico estatal. Con respecto al 2017 prefiere no aventurarse con valoraciones apresuradas, «tendría que hacer un análisis más profundo, pero, en general, yo diría que siguen sumándose nuevos jugadores, que siguen apareciendo cosas interesantes de vez en cuando, que algunas nuevas corrientes están apareciendo y que parece que las nuevas posibilidades tecnológicas se están explorando con más o menos acierto.»

«Creo que 2018 se plantea más interesante. Ya se nos ha pasado el susto de las variable y las color fonts. Parecía como que la industria estaba aguantando la respiración a ver qué pasaba, y mientras las compañías de software han ido incorporando soporte a estas nuevas tecnologías, estoy seguro de que las fundiciones han estado trabajando para mostrar sus nuevas cartas en este año que se avecina. Veremos cómo aprovechamos estas nuevas tecnologías. Mientras tanto, los sospechosos habituales seguirán publicando buenas tipos. Que es, al fin y al cabo, de lo que se trata.»

Sobre sus preferencias tipográficas del pasado año, reconoce que es un asunto difícil «porque vemos tantas cosas al cabo del año, que cualquiera se acuerda de todo». Sin embargo, puestos a destacar se inclina por Tuna de Felix Braden and Alex Rütten; FS Irwin, de Fernando Mello; Diurnal, de Nikola Djurek;  Exchange, de Tobias Frere-Jones; y Oi!, de Kostas Bartsokas.

Por razones obvias, al preguntarle por la tipografía que más ha usado durante el año anterior, menciona la Rock and Roll, una tipografía, o mejor dicho, dos tipografías complementarias multi-script, pensadas para funcionar juntas, que han sido diseñadas por él mismo, de ahí que se haya pasado buena parte del 2017 con la cabeza metida entre sus glifos, serifas y en sus múltiples ritmos y melodías. 

Rock & Roll de Pedro Arilla

Rock & Roll de Pedro Arilla

Natalia Weber

Asesora tipográfica y diseñadora de BauerTypes, Natalia Weber realizó el Máster en Tipografía Avanzada de Eina, donde obtuvo una beca que le permitió asistir al congreso de la Association Typographique Internationale, la ATypI, celebrado en Barcelona en 2014. En su trayectoria destaca el diseño de un alfabeto para la fachada de la Sagrada Familia de Barcelona cuando trabajó para Enric Jardí.

En su valoración del 2017 tipográfico, Weber coincide con Mir en subrayar el papel de las fuentes variables. En cuanto al futuro más inmediato considera que «el 2018 será la evolución de lo que en 2017 (y también años anteriores) se ha iniciado: La demanda de la multiescritura va siempre a más. Muchos lanzamientos de 2017 han sido extensiones de lenguas o escrituras de tipografías exitosas. Nuestro realidad globalizada está demandando tipografías globalizadas.»

«2017 ha marcado el inicio de las fuentes variables y se han dado los primeros pasos claves. Se abre una nueva dimensión con esta nueva tecnología. Ahora esta tecnología necesita que se siga desarrollando e implementando el soporte necesario en los navegadores y aplicaciones donde se usen. También las fuentes de color han sido una novedad que se seguirá evolucionando.»

La selección de tipos que nos propone Weber no deja dudas de su conocimiento profundo del diseño de letras. «De las tipos para el 2017 destacaría Akkordeon, de Eduardo Manso, una tipo rotunda y que da un juego novedoso estupendo.

Akkordeon, de Eduardo Manso

Lo bonito dentro del mundo tipográfico no es solo ver las creaciones tipográficas, sino, sobre todo, verlas en uso para la finalidad que fueron creadas. NZZ Sans Serif es la customización de GT America de Grillitype. Me llamó la atención en la app y es fantástico ver lo bien que funciona para su propósito en el entorno digital.

En todo el océano tipográfico aún existen estas tipos que sorprenden, con un ADN muy particular, diferente a las demás y que en cierto modo te emocionan al verlas. Bely, de TypeTogether, fue una de ellas. Hace nada, TypeTogether también ha lanzado Adelle Arabic, un deleite a la vista. Lo mismo me pasó con Qandus, una tipografía que ya nos mostró Laura Meseguer aún en sus inicios en el 7º Congreso de Tipografía y que se desarrolló dentro del marco del proyecto «The Typographic Matchmaking in the Maghrib», en el que el objetivo era hacer una tipografía de tres escrituras y lograr un acercamiento cultural. Ver sus formas fue literalmente emocionante para mí (y se intuye también el trocito de ADN inconfundible de Laura Meseguer).

Qandus Original diseñada por Kristyan Sarkis (Árabe), Laura Meseguer (latín) y Juan Luis Blanco (Tifinagh)

Underware va siempre un paso por delante. Como siempre, su trabajo logra sorprender como es el caso de Zeitung, una fuente variable.»

Y para que quede claro el amplio abanico de referencias e influencias tipográficas que maneja Natalia Weber, nos revela que la tipo más usada por ella durante 2017 ha sido todo un clásico, la Franklin Gothic.

Rubén Chumillas

Rubén Chumillas por Mikaela Magyar

Cuesta creer que un tipo tan joven como Ruben Chumillas atesore a su edad un currículum como el suyo. Sus proyectos van desde el diseño gráfico del último disco de Vetusta Morla, «Mismo sitio, distinto lugar», pasando por la dirección de arte en la editorial Santillana, a sorprendentes experimentos tipográficos de gran belleza; además, habiendo cosechado ya varios premios Laus. Un creador de profundidad y altura.

«Cada vez se percibe de un modo más claro que la tipografía es un sistema gráfico. Seleccionando características predeterminadas en el panel OpenType del editor de texto podemos hacer que un proyecto luzca de un modo completamente diferente utilizando la misma fuente y manipulando sus variantes. Cada vez son más las tipografías con un set de caracteres amplísimo que pueden responder a diferentes necesidades en un solo archivo (ABC Normal, Noort, Euclide,…) lo que las convierte en inversiones más viables, si se adquieren las licencias, dentro del estudio de diseño o empresa dedicada a las artes gráficas.»

En cuanto a lo que nos espera este 2018, Chumillas cree que «lo más interesante que se está produciendo ahora mismo en tipografía,creo que se da en las variable fonts, por la repercusión que tendrá en las posibilidades a la hora de diseñar y de aplicarlas, tanto en digital como en impresión. Creo que las tipografías seguirán avanzando en el campo de las OTV (OpenType Variable) muy lentamente a lo largo de 2018, desde el punto de vista comercial, hasta que sean más conocidas sus propiedades de un modo más general dentro del sector. Mientras tanto, convivirán con nuevos revivals de serif y sans que se adapten a los nuevos gustos estéticos, y quizá veamos propuestas más atrevidas en sus formas, también con más detalles, por la tendencia a explotar la tipografía a tamaños generosos y como elemento gráfico en el entorno digital.»

Con respecto a las tipografías que le han parecido más relevantes de los últimos doce meses, Chumillas nos propone, en primer lugar WIND, de Hansje van Halem y Peter Bil’ak. «Es una tipografía experimental que explora las formas de utilizar estos pequeños softwares de un modo poco convencional.»

ABC Normal, de Miguel Hernández y Tania Chacana. «Me resulta interesante y práctica como diseñador. Hoy en día hay infinidad de opciones de grotescas en las que tan solo varían algunos caracteres o las formas cuadradas o redondas de los puntos u otros detalles sutiles. Esta permite tener ese abanico tan amplio en una misma tipografía haciendo uso de los sets estilísticos.»

Al igual que Pedro Arilla un poco más arriba, Rubén Chumillas destaca Diurnal y Diurnal Display, de Nikola Djurek.«Es una sans serif con detalles caligráficos que la dotan de personalidad, pero siendo, aún así, muy funcional. Además complementan a la perfección a Nocturno y Nocturno Display. Me parece una combinación exquisita.»

Diurnal, de Nikola Djurek

Noort, de Juan Bruce. «A través del OpenType permite ir enriqueciendo con detalles la composición del texto para acomodarse a cualquier proyecto. Además es el resultado del programa de mecenazgo que tienen en marcha TypeTogether.»

Atahualpa, de Alejandro Lo Celso. «Una tipografía slab de contraste invertido, que están en auge desde hace un tiempo, y que puede recordar la Nordvest de Nina Stössinger, pero que tiene ese reconocible toque latino en sus formas.»

En cuanto a la tipo más usada, Chumillas menciona Chaparral Pro, de Carol Twombly, «una tipografía con un set muy completo, para cualquier necesidad editorial (tipografía de texto en todos los tramos de edad del sello editorial de literatura infantil y juvenil Loqueleo)».

Alejandro Rojas

Alejandro Rojas por ©DiegoGallego / Convoy

Fundador de LAB en 2013, centro para la divulgación de la cultura visual contemporánea en Andalucía, desde donde promueve actividades culturales y programa exposiciones sobre diseño, ilustración y arte contemporáneo, Alejandro Rojas es, además, profesor de diseño, lenguaje visual y tipografía creativa en el Grado Oficial de Diseño y en el Máster Universitario de Diseño Gráfico y Creatividad Digital en CEADE, (Escuela de Diseño Leonardo / Centro Universitario San Isidoro). Rojas atesora una amplia y diversa carrera como profesional del diseño y la comunicación, que abarca desde labores de diseño editorial, arte, ilustración, coordinación de grandes proyectos para instituciones tanto públicas como privadas… Un tipo inquieto con una envidiable capacidad de trabajo.

Rojas califica la producción tipográfica del 2017 como «muy ecléctica y versátil. Me parece muy interesante el problema que supone la adaptabilidad a los diferentes contextos. La polémica que hubo este año con la nueva identidad de Dropbox ejemplifica ese «estrés» a la que están sometidas las fuentes ahora mismo. Yo creo que ha propiciado la búsqueda de soluciones estéticas y tecnológicas muy novedosas, fruto de interpretar la tradición para adecuarla a estas necesidades actuales.»

Sharp Grotesk, de Lucas Sharp

Con respecto al futuro inmediato apunta que «hay dos tendencias claras. Por un lado la relacionada con la «usabilidad». La aparición de las variable fonts ponen de manifiesto esa preocupación. Es un tema fascinante. Que la tipografía se pueda adaptar a todo tipo de situaciones, no solo de espacio, sino conceptuales, cromáticas, lumínicas, de estilo, etc. abre un campo de un enorme potencial. En ese sentido me parece ejemplar el trabajo de la alemana Underware.

Otra orientada a lo experimental, a la remezcla de géneros y al «hackeo» no solo en la producción tipográfica, también en la tipografía aplicada. Hay mucho que investigar en ese sentido, desde las posibilidades plásticas que ofrece la tipografía en el contexto del arte contemporáneo, la realidad virtual, la manipulación tridimensional de las letras, etc., a la propia reinvención de los procesos tradicionales de impresión tipográfica. El paradigma de esto último es el proyecto p98a de Erik Spiekermann, una especie de imprenta / laboratorio de ideas donde experimentan nuevas técnicas y usos con las tradicionales Heidelberg.¡Viva Alemania!»

De las tipografías de 2017, Alejandro Rojas destaca la Press Series, de Omnibus Type: cinco familias y 68 tipografías en formatos digitales para impresión, pantalla y web. Además de la Xunga y Schotis Text, de Juanjo López, el gran Juanjez; la LL Moderne, de Robert Huber; y Sharp Grotesk, de Lucas Sharp.

De las tipos con las que más a trabajado en 2017 encontramos la Brown, de Aurèle Sack, y la Asap, de Pablo Cosgaya para Omnibus Type. «Y de las clásicas he usado mucho Futura, Avenir y Helvetica.»

Álvaro García

Álvaro García, como él mismo reconoce, llegó al diseño por error y se quedó por fascinación. Formado en Bellas Artes y con estudios de fotografía y montaje escénico, lleva 15 años dedicados profesionalmente al diseño, la fotografía y la creatividad desde su propio estudio, Karakter Studio.

El groso de su trabajo se centra en el campo editorial (con proyectos para La Fábrica, MUSAC, Planeta…), y en 2013, junto a su socia Elisabet Parés, montan Stendhal Books, el proyecto personal más ambicioso del estudio. Es un enamorado de la tipografía y el diseño conceptual y funcional, no cree en los efectos visuales ni en las tendencias y afirma que todo lo que no sabe aun sobre diseño le obliga a seguir divirtiéndose con este trabajo.

«Me parece que, ya no solo en este último año, la tipografía ha alcanzado más reconocimiento por parte de los usuarios en general, cada vez más las escuelas se esmeran en ofrecer esta especialización. Aunque por lo que observo con los becarios que vienen al estudio, los estudiantes de diseño terminan sus estudios sin saber mucho sobre el uso de tipografías, sobre teoría o su aplicación práctica. A menudo no han usado nunca un gestor tipográfico o han experimentado con la tipografía y creo que es una base fundamental que debería trabajarse mas. El momento en que te estás formando considero que es el mejor para volverte loco rompiendo las normas, experimentando y equivocándote. A menudo cuando estás trabajando no tienes margen de error y el tener una trayectoria de enriquecimiento en tu formación te puede ayudar a correr más riesgos que marquen la diferencia en tu trabajo.»

Para el futuro que viene, Álvaro García emite un mensaje de esperanza sobre el diseño tipográfico: «Siempre me ha parecido un deporte de riesgo ser tipógrafo en los tiempos que corren. Personalmente soy un negado diseñando tipografías por lo que me apasiona ver lo que otros hacen con las letras cuando pongo su trabajo en práctica. Espero que cada vez más las personas a las que les apasiona la creación tipográfica tengan un mejor reconocimiento, ya no solo por parte de los diseñadores, sino por parte de los clientes y usuarios en general, que valoren más esta práctica a la hora de pagar por ella para que se recupere como profesión y no tanto como una pasión o un hobby. También me encantaría descubrir más tipografías que, como comentaba, me funcionen a la hora de hacer un libro por ejemplo. Se hacen muchas tipografías para titulares, logotipos, señalética, etc., pero encuentro muy pocas opciones que me funcionen y me apasionen para textos largos.»

Archia, de Atipo

En lo que se refiere a las tipografías que, en su opinión, más han destacado en 2017, señala que «en mi día a día no suelo usar una gran variedad de tipografías, siempre he pensado que no hay tantas tipografías buenas buenas de verdad, sí para su uso en titulares o elementos gráficos pero no hay tantas que me funcionen perfectamente en textos largos. Como consecuencia no suelo estar muy al día de las últimas novedades, digamos que me interesa más como se usa la tipografía que sus nuevas variantes. Si que hay varias tipos (algunas descubiertas a través de vuestro blog) que me han llamado la atención a lo largo de este año como la Akkordeon (me encanta la variedad de pesos que tiene, muy gráfica). Siempre soy muy fan de las fuentes diseñadas por Atipo, a parte de ser de mi tierra (con lo que ya ganan un montón de puntos), diseñan tipografías muy interesantes que siempre me han funcionado muy bien. Si no recuerdo mal este año han lazando Archia y la Noway en sus variantes normal y rounded. La primera un poco más técnica, las otras dos más sencillas y equilibradas (sobre todo la normal) pero las tres funcionan muy bien en señalética e identidad. Me ha gustado mucho también la Bw Gradual, me recuerda a la Maple que usé bastante durante un tiempo.»

De las tipografías más usadas «posiblemente la Neue Haas Unica. En general tiendo a ser muy «helvetista», pero desde que comencé a usar la Neue Haas creo que no he vuelto a usar una Helvetica. Tiene una familia mucho más interesante y me resulta más «contemporánea». También incluiría la Caslon Graphique, recientemente, haciendo memoria de los trabajos de este 2017, me he dado cuenta de que la hemos incluido en varios proyectos del estudio.»

Aída de Miguel

Licenciada en Comunicación Audiovisual, directora de arte y diseñadora editorial, Aída de Miguel cuenta con más de diez años de experiencia en el diseño de revistas. Páginas, retículas y textos son su ecosistema natural; el diseño su leitmotif; la tipografía su gran pasión. Actualmente es directora de Arte para la revista francesa CB News, referente en la actualidad y la comunicación, el marketing y la creación publicitaria en Francia, labor que compagina con trabajos freelance para clientes como La Sala Beckett de Barcelona, o la interesantísima aventura letrística de Atypicas, un proyecto personal dedicado a la «recuperación y reutilización de letras corpóreas de carteles antiguos».

«Como viene siendo tendencia en estos últimos años, creo que la producción es rica y diversa, y para mi gusto existe una saturación en la oferta de las brush script, que espero que el mundo hypster abandone un poco, pero afortunadamente también existe un trabajo muy interesante en el campo de la tipografía responsive y la oferta en tipografías bien trabajadas para pantalla… the future is now!»

Sobre lo que se nos viene encima este 2018, Aída es optimista: «me parece que empieza muy bien, mira esta belleza de sans serif humanista TT Wellingtons o wellies para los amigos de TypeType». 

Entre la producción tipográfica del 2017, destaca, en primer lugar Rock & Roll, de Pedro Arilla, «por afinidad sentimental a su creador y al universo de donde se inspira». Le sigue Albertus Nova, de Toshi Omagari, Berthold Wolpe (para Monotype)… «actualización canalla a la par que elegante». Ricardo, de Jasper de Waard. «En las geométricas me parece una exquisitez.» Paralex, de Josep Patau… «Porque nos gusta y porque nos divierte (parafraseando a Los Ronaldos).» 90 Minutes Display, de Tal Leming, revisitada por  Tobias Frere-Jones en 2017… «por su lettepress feeling. ¡Me encanta!»

Ricardo, de Jasper de Waard

Sus tipos más usadas revelan un gusto ecléctico y refinado: ITC Charter, Georgia, Verlag y su condensed, Akzidenz Grotesk y DIN.

Tipografía y tecnología digital

No es nuestra intención sacar sesudas conclusiones más allá de tomar nota de las sugerencias e ideas apuntadas por cada uno de los profesionales que han tenido la amabilidad de colaborar con Rayitas Azules para este post. Sin embargo, resulta evidente, en nuestra opinión, que un detalle sobresale sobre cualquier otra consideración: la relación, no siempre fácil, de la tipografía con el universo digital. No hace falta recordar que la expansión digital ha multiplicado por un millón las posibilidades, tanto creativas como técnicas, del diseño de tipografías. Por otra parte, más allá de las inevitables referencias a las fuentes OpenType y las Tipografías Variables, llamadas, según algunos, a revolucionar el mundo tipográfico, lo que parece quedar claro es el vigor de la producción tipográfica actual. Veremos que nos trae el 2018.