Affinity Publisher se renueva con una nueva versión repleta de mejoras (1.8), pero con un game changer absoluto: compatibilidad con el formato .idml, o lo que es lo mismo, la capacidad de editar archivos de InDesign.

En Rayitas azules ya os ofrecimos una mega-completísima comparativa entre ambos programas, y en ella ya vaticinábamos que para poder ser una alternativa real a un monopolio como el de InDesign en el campo del diseño editorial, debía ofrecer la posibilidad de editar los miles de archivos que los usuarios ya habían creado en el programa de Adobe. Pues bien, esto ya es una realidad.

A la importación de archivos .idml, se unen numerosos avances como la importación de archivos en Excel, gestión de preimpresión a través de Live preflight, la confección de plantillas, o, muy especialmente las páginas maestras inteligentes, cuya reseña os recomendamos leer más abajo en el post.

Os invitamos a analizar de la mano de Rayitas azules, todas las nuevas herramientas y avances que introduce esta actualización 1.8 (gratuita para usarios previos) donde Affinity deja claro porque fue elegida aplicación del año en 2019 por Apple, y reivindica su hueco en el ecosistema editorial.

Abrir e importar archivos de InDesign (IDML)

Comenzamos con la novedad reina sin paliativos de esta revisión.

Paso previo a abrir en Publisher: empaquetar el documento de InDesign

Cuando empaquetamos un documento en InDesign, éste genera una carpeta que incluye: el documento en la versión original del programa en el que este se generó, las fuentes tipográficas y los vínculos (links) empleados en su diseño y un archivo de retrocompatibilidad (idml). Esencialmente, esto es todo lo que necesitamos para manipular cómodamente nuestro proyecto en InDesign a través de Affinity Publisher.

Para generar el paquete de InDesign, nos iremos al menú Archivo > empaquetar. Más fácil, imposible.

Abrir el archivo en formato idml

Para abrir el archivo de InDesign en Affinity Publisher, haremos como si se tratase de un documento normal: nos iremos a Archivo > Abrir, o bien bastará con arrastrarlo al área del programa.

¿Dónde están los links?

Usualmente, nos aparecerán 2 tipos de mensajes. Sobre activación de fuentes (ver el siguiente punto) y sobre los «recursos» que faltan. A diferencia de InDesign, que reconoce la carpeta «Links», como la contenedora de los vínculos, y los vuelve a enlazar automáticamente, en Publisher realizaremos esta tarea manualmente.

En el cuadro de diálogo «Recursos que faltan», que saltará al abrir el archivo, hacemos clic sobre «Si», y escogeremos la carpeta «Links» del empaquetado de InDesign previo. De esta forma, se volverán a vincular todos los recursos al documento nativo de Publisher resultante, y podremos trabajar con total normalidad.

Cuando abramos el documento de InDesign, Publisher nos pedirá la ubicación de todos los vínculos. Será muy útil haber empaquetado el documento de InDesign previamente.

Una vez seleccionada la carpeta, Publisher volverá a enlazar los vínculos de forma automática.

Activación de fuentes tipográficas

Mientras que InDesign reconoce la carpeta «Fonts» del empaquetado como contenedora de las fuentes empleadas en el proyecto y las activa automáticamente, Publisher necesita que se activen previamente.

Contar con todas las fuentes empleadas en el documento original de Adobe reunidas, facilitará esta tarea, bien a través del sistema operativo, o bien a través de nuestro gestor de fuentes.

Páginas maestras inteligentes

Esta nueva característica nos ha dejado con la boca abierta nivel Teleñeco, y supone un golpe en la mesa respecto a InDesign, no sólo por lo útil y revolucionario de la propuesta, sino también por su facilidad de aplicación.

Las páginas maestras inteligentes, no constituyen tanto un nuevo formato de páginas maestras, como una forma inteligente de aplicarlas. La mejor manera de entender su alcance, es a través de un ejemplo cotidiano en nuestro flujo de trabajo editorial.

Imaginemos que estamos realizando un catálogo, y queremos probar distintas composiciones pero, lógicamente, con las mismas fotos y el mismo texto. Habitualmente, tendríamos que realizar distintas páginas, duplicarlas y modificar las composiciones. Pues bien, si tenemos creadas varias páginas maestras que contemplen diversos esquemas de ubicación para marcos de imagen y marcos de texto, podremos aplicarlas a nuestro diseño, y Publisher reubicará el contenido automáticamente, sin que tengamos que hacer nada más ni perder el contenido ya creado. Mother mine! Podéis apreciar el funcionamiento en las siguientes capturas.

Partimos del diseño que hayamos creado previamente en Publisher.

Debemos haber creado previamente tantas páginas maestras convencionales como esquemas de maquetación queramos aplicar.

Arrastramos la página maestra sobre el pliego que queramos que se adapte al diseño definido por esta.

Y ¡voilà! Publisher escoge qué imagen se coloca dónde de forma automática y adapta el texto al marco contemplado por la página maestra.

No importa el número de elementos a adaptar. Esta función de Publisher funciona a la perfección.

Se podría argumentar que las páginas maestras inteligentes constituyen la respuesta a los «diseños alternativos» de InDesign, pero su facilidad de aplicación es infinitamente superior. Albergan además características adicionales que las hacen más atractivas todavía, pero que merecen ser objeto de un post aparte.

Live preflight

En Rayitas azules ya le hemos dedicado varios artículos a las artes finales en InDesign, y la verdad es que esta nueva característica de Publisher nos ha encantado, pues equipara a Publisher a la herramienta de Adobe en este sentido.

De hecho, comparte con su primo hasta el nombre, y la filosofía de uso. Esencialmente, este panel nos proporciona avisos sobre errores comunes que se puedan producir en el documento: desde imágenes con resolución baja, sangrados incorrectos que no llegan a los límites, marcos con texto desbordado, errores ortográficos, fuentes que faltan… En fin, un larga lista de aspectos que queremos que Publisher controle, generando los avisos pertinentes y permitiéndonos así su consecuente rectificación.

Para ello, podemos configurar nuestro propio perfil de preflight, a partir del que viene predefinido, y personalizándolo acorde a nuestras necesidades, tal y como podemos ver en las siguientes imágenes.

En el menú vista podemos sacar la paleta preflight.

Paleta preflight.

Podemos crear diferentes perfiles de preflight para distintas circunstancias de artes finales (para publicaciones impresas o digitales, por ejemplo).

Nombramos los perfiles creados para poder seleccionarlos más adelante.

Publisher nos puede avisar sobre imágenes que no alcancen una resolución definida por nosotros.

Podemos configurar un perfil para errores comunes en transcripción de textos y ortografía, más completo que una revisión básica.

Además, Publisher nos avisa «en directo», es decir, mientras trabajamos. De esta forma, sin necesidad de abrir el panel, podemos saber si hay algún problema en nuestro proyecto actual, si el icono que tenemos en la parte inferior de la ventana de trabajo está en rojo, tal y como se puede apreciar en la imagen.

La luz roja indica que alguno de los avisos que hemos configurado está activo. Haciendo clic se abrirá el panel preflight.

Importación de documentos Excel

Tras esta actualización, importar hojas de cálculo realizadas en Microsoft Excel resulta muy sencillo. Además, por defecto, la hoja de cálculo se traducirá a una tabla a la que podremos dar formato en Publisher a través del panel correspondiente». Os lo mostramos en las siguientes imágenes.

Colocamos el archivo de Excel, como si de cualquier vínculo se tratase.

Publisher reconoce la hoja de cálculo como una tabla convencional.

Podremos editar la tabla resultante a través de la paleta Tablas.

Además de Excel, el programa de Serif es compatible con Apple Numbers y LibreOffice.

Nuevo documento reloaded

El cuadro de diálogo «Documento nuevo» ha evolucionado ligeramente con la inclusión de nuevos formatos preestablecidos. Asimismo, nos permite guardar formatos personalizados como «Valores preestablecidos», y que estén disponibles como base para proyectos posteriores, sin tener que volver a configurarlos, como muestran las siguientes imágenes.

El cuadro de diálogo de nuevo documento presenta mejoras respecto a la versión anterior de Publisher.

Podemos guardar formatos personalizados para emplearlos más adelante.

Plantillas de Publisher

Relacionado con el punto anterior, Affinity Publisher nos permite ahora guardar nuestros documentos como plantillas, al igual que InDesign. Las plantillas son documentos normales, pero que empleamos como una base que se repite.

Por ejemplo, si tenemos un documento en Publisher (o InDesign, claro) para la elaboración de nuestras facturas, y lo vamos duplicando cada vez que tenemos que realizar una nueva, al final acabamos con documentos que van perdiendo su integridad con los diferentes cambios que aplicamos con el tiempo.

Por el contrario, si los abrimos como plantillas, empezamos siempre desde el mismo punto, y lo guardaremos a posteriori, conservando así mucho más la coherencia inicial del documento base. En realidad, se trata más de una filosofía o preferencia a la hora de gestionar documentos, pero no está de más que la aplicación de Serif nos permita elegir esta opción.

Para abrir una plantilla, conmutamos con el botón «Plantillas».

A continuación, escogemos la carpeta donde hemos decidido almacenar las plantillas.

A la hora de crear un nuevo documento, podemos conmutar con el botón «Plantillas», y añadir la carpeta donde hayamos decidido guardarlas. A partir de ahí, no tendremos más que seleccionar la plantilla adecuada.Las plantillas se guardan con la extensión «.aftemplate». Una virtud adicional del trabajo con plantillas, es que se pueden compartir a través del resto de aplicaciones de Affinity. Además, si contamos con un servicio como Dropbox, iCloud Drive, Box, etc., podremos acceder a ellos desde distintos dispositivos. Esto responde a la filosofía de Affinity de que no existan límites entre sus distintos programas, y que resulte sencillo conmutar entre ellos. Esto los hace únicos respecto a Adobe.

Recopilar recursos

Esta nueva característica, inserta en la paleta «Administrador de recursos», nos permite recopilar todas las imágenes vinculadas desde distintos orígenes en un proyecto dado, en una sola carpeta. De esta forma, todas las gráficas empleadas se reunirán en una misma ubicación, en lugar de encontrarse dispersas en diferentes emplazamientos. Podemos ver el proceso en las siguientes capturas.

Abrimos el administrador de recursos para acceder a la función recopilar recursos.

Podemos escoger todos los vínculos con el atajo CMD/CTRL + A.

Podemos escoger sólo los vínculos que deseemos pulsando CMD/CTRL al hacer clic sobre estos.

Escogemos la carpeta donde queremos que se recopilen los vínculos, o la creamos sobre la marcha.

Es similar al empaquetado de InDesign (y que hemos visto que debemos realizar antes de abrir archivos en formato idml en Publisher), pero que sólo incluye las imágenes. De esta forma, seguimos echando de menos un empaquetado más operativo, que incluya las fuentes también, y asegure la consistencia del proyecto siempre que queramos volver a este más adelante.

Reunir varios documentos en un sólo proyecto

Para entendernos rápidamente, se trataría del equivalente a trabajar con libros en InDesign, aunque con una filosofía de trabajo distinta, y desde nuestro punto de vista, mucho menos versátil. De hecho, deberíamos hablar más bien de cómo Publisher gestiona ahora la adición de páginas de otros documentos (todas o un rango concreto), en lo que se refiere a páginas maestras y estilos de texto.

Añadimos las páginas del documento en cuestión.

Cuando añadimos documentos de Publisher a un documento base, si contienen estilos de texto distintos, o que supongan un conflicto con los existentes en el proyecto de partida, se abrirá automáticamente un cuadro de diálogo que nos permitirá gestionar los estilos de texto importados. Añadiéndolos, sustituyendo los existentes o conservándolos todos.

Desde este panel decidiremos cómo gestionamos los estilos heredados con el documento que hemos importado.

Algo similar pasa con las páginas maestras de los documentos añadidos, que se suman a las ya existentes en el proyecto base. Como decimos, algo decepcionante puesto que se trata de un rasgo que debería tener el programa, más que de una novedad.

Otras mejoras

Además de lo que ya hemos tratado con mayor profundidad, la actualización 1.8.1 de Affinity Publisher, alberga otras novedades como:

Barra de herramientas única entre programas

Los usarios de Mac (a partir de la versión Mojave), podrán disfrutar de una barra de herramientas común a todos los programas de Serif, contando así con un espacio de trabajo más usable con independencia de la aplicación en la que se hallen.

Panel anclaje mejorado

Con esta actualización, la gestión con elementos anclados mejora ostensiblemente, con una paleta muy usable y lógica.

El panel anclaje es muy usable, y nos permite gestionar los objetos anclados de forma muy intuitiva.

Y hasta aquí este repaso por las novedades más jugosas que nos propone la nueva actualización de Serif, en lo que a su programa de diseño editorial se refiere. Es interesantes reseñar que también ha refrescado el resto de su suite; Affinity Design y Affinity Photo, que completan la oferta de software actual de la compañía.

Esperamos haber eliminado excusas para bichear Affinity Publisher, que en Rayitas seguimos entregados a la locura de InDesign, pero tenemos el corazón muuuuy grande, y nos caben muchos amores editoriales.

A %d blogueros les gusta esto: