Ya casi nadie duda del hecho de que la revolución digital es equiparable en importancia al invento de la imprenta de tipos móviles de Johannes Gutenberg.

Cinco siglos y medio, aproximadamente, separan ambas efemérides que, sin embargo, guardan estrecha relación en cuanto a su alcance e influencia. 

Ambas revolucionaron profundamente el panorama social y cultural de su época y desde que se produjeron ya nada fue igual. Y tanto la imprenta —aquella primitiva prensa de Gutenberg— como la tecnología digital provocaron el nacimiento, en el primer caso, y el desarrollo, hasta límites todavía insospechados en el segundo caso, de la tipografía. 

Una larguísima y fructífera cadena de acontecimientos cruciales para el progreso de la humanidad que tiene en los softwares de diseño de tipografía uno de los eslabones más desconocidos para la gran mayoría y, sin embargo, de mayor importancia en el ámbito del diseño gráfico.

Veamos los más populares, divididos en dos categorías, softwares comerciales y de código abierto, y, para terminar, una extensión altamente funcional.

Comerciales

Glyphs

Se trata, posiblemente, del software de diseño tipográfico más popular ahora mismo. Glyphs es exclusivo para usuarios de Mac y está concebido para el diseño y la producción de fuentes tipográficas profesionales, aunque el planteamiento de su interfaz, fácil de usar, lo haga también idóneo para estudiantes y diseñadores noveles.  De hecho, existen dos versiones según el nivel del usuario: el editor de fuentes para profesionales cuya última versión es Glyphs 3 y Glyphs Mini 2 para principiantes, por un precio reducido.

Las características principales de Glyphs son:

  • Una interfaz de usuario intuitiva y organizada enfocada completamente en una navegación limpia y lógica.
  • Avanzadas herramientas de dibujo para crear formas precisas y minuciosas.
  • Amplia gama de herramientas de automatización de procesos enfocadas al ahorro de tiempo, pues permiten a los diseñadores crear scripts personalizados que automatizan tareas específicas.
  • Vista previa en vivo que permite a los diseñadores ver en tiempo real cómo será la tipografía en distintos tamaños, lo que permite agilizar enormemente los procesos de decisión sobre estética y legibilidad.
  • Compatibilidad para el diseño de fuentes en distintos idiomas, alfabetos y sistemas de escritura de todo el mundo.
  • Exportación de fuentes en múltiples formatos (TrueType, OpenType, Webfont…), lo que permite a los diseñadores que sus fuentes sean compatibles con una amplia variedad de aplicaciones y sistemas.
  • Posibilidad de personalización de la aplicación mediante el uso de un gestor de plugins con más de cien opciones a elegir.
  • Una amplia y activa comunidad de usuarios alrededor del mundo con la que interactuar e intercambiar información y aprendizajes.
  • En cuanto al coste, la versión profesional tiene un precio de 299 € (pago único) y la versión para principiantes, 49 € (pago único también).

FontLab

Fontlab es uno de los editores más populares y avanzados de la actualidad. Compatible tanto para Mac como para Windows, está concebido para abarcar todo el proceso de diseño tipográfico de principio a fin «desde un diseño sencillo hasta un proyecto complejo».

Acaba de ponerse en circulación FontLab 8, la última versión del software, que según sus creadores introduce nada menos que 600 mejoras con respecto a la versión anterior. Tras alrededor de dos años de desarrollo y cientos de horas de pruebas por parte de diseñadores profesionales, FontLab es una revisión completa del programa que mejora prácticamente todas las características anteriores de la herramienta.

Entre ellas destacamos:

  • Interfaz más intuitivo y fácil de usar. Además, incorpora el modo oscuro.
  • Trazos y pinceles ajustables para dibujar formas caligráficas más precisas.
  • Medición visual y numérica de todos los parámetros de la letra: anchuras, longitudes, curvas y ángulos.
  • Completo rediseño del panel de gestión de color.
  • Creación rápida de glifos con partes comunes.
  • Compatible con otros gestores de fuentes como Glyphs y RoboFont.
  • Se pueden automatizar funciones utilizando scripts de Phyton.
  • Y un sinfín de novedades y funcionalidades.
  • El precio de la versión estándar es 499 $ (precio único).
  • Ofrece interesantes ofertas para docentes, estudiantes y principiantes.

TypeTool

TypeTool es el hermano pequeño de FontLab Studio 5, el antecesor de FontLab 8, de la que acabamos de hablar. Se trata de un editor de fuentes básico para Windows (y para macOS hasta 10.14 Mojave). Está concebido, por tanto, como la herramienta idónea para iniciarse en el diseño tipográfico y el manejo de gestores de fuentes por su fácil manejo y su precio asequible, tan solo un pago único de 57 €.

RoboFont

Robofont es otro de los grandes gestores de fuentes profesionales del mercado y, al igual que Glyphs, es exclusivo para Mac. Al estar «escrita» desde cero con Phyton, ofrece la posibilidad de construir tus propias herramientas y extensiones y automatizar tareas repetitivas y, de eso modo, adaptarla, hasta cierto punto, al flujo de trabajo de cada uno.

Se pueden conseguir extensiones a través de dos vías:

  • Extensiones de código abierto. En GitHub y a través de Mechanic hay disponibles docenas de extensiones de código abierto creadas por la amplia comunidad de diseñadores y desarrolladores alrededor de Robofont que crean y comparten complementos, scripts y herramientas útiles para ampliar la funcionalidad del programa.
  • Extensiones comerciales. En la tienda de extensiones encontrará una creciente colección de extensiones comerciales de desarrolladores certificados.

RoboFont es, en definitiva, una herramienta potente e intuitiva y por tanto fácil de usar, lo que lo convierte en una estupenda opción tanto para diseñadores principiantes como curtidos diseñadores tipográficos.

RobotFont tiene un precio de 400 €.

Código abierto

Birdfont

Birdfont es un editor de fuentes tipográficas open source o de código abierto y de uso gratuito desarrollado por Johan Mattsson y Marko Jovanovac. Birdfont es compatible con Windows, Mac y Linux y, poco a poco, ha ido sumando una amplia gama de funcionalidades y herramientas a lo largo de sus distintas fases de desarrollo.

La última versión, la 5.0, está optimizada para las fuentes variables y permite la exportación de archivos en los formatos SVG, EOT, TTF, OTF y WOFF. Incluye la siempre util función de de vista previa en tiempo real que permite a los usuarios ver cómo se verá su fuente en diferentes tamaños y estilos e ir tomando decisiones al respecto.

Otra funcionalidad interesante, entre la muchas que presenta Birdfont, es la de convertir imágenes en fuentes vectoriales utilizando una técnica llamada «autotrace», lo que permite obtener rápidamente fuentes personalizadas a partir de diseños preexistentes.

En cuanto a las color fonts, Birdfont permite trabajar con dos tipos de formatos, el COLR y OpenType SVG. Con respecto a este y otros muchos temas, la plataforma ofrece abundantes tutoriales.

Una de las grandes ventajas del código abierto, además de su uso gratuito, es la posibilidad que tiene el usuario de la plataforma de contribuir a su desarrollo de modo que puede añadir funcionalidades según sus necesidades y de este modo engrandecer el conjunto. Y, por supuesto, si te flipa usar Birdfont, siempre puedes contribuir económicamente a su sostenimiento.

FontForge

Merece la penad detenerse un momento en la descripción de FontForge Project: «FontForge es software libre (en castellano en el original en inglés), lo que significa que es libre (free) como la libertad (como la libertad de expresión) y no simplemente gratis (free) en cuanto al precio (como la cerveza gratis). La libertad del software significa que cada usuario tiene la misma cantidad de poder que los desarrolladores sobre lo que hace el software: todos los que tienen una copia tienen acceso al código fuente y son libres de modificar el código para cambiar lo que hace el programa». Pues eso.

Además, los desarrolladores principales de FontForge invitan a los usuarios que realizan modificaciones en el software a que lo hagan de manera pública, de manera que el proyecto se engrandezca con todas las contribuciones.

En cuanto sus funcionalidades, se puede descargar y utilizar de forma gratuita en sistemas operativos como Windows, Mac y Linux y diseñar y editar fuentes tipográficas vectoriales en diferentes formatos, como TrueType, OpenType y PostScript.

Suele achacársele que su dominio no es precisamente sencillo (aquí hay debate), pero que una vez bajo control, ofrece una amplísima variedad de funcionalidades, además de poner a disposición de los diseñadores grandes cantidades de información técnica y tutoriales.

La extensión

Fontself Maker

Fontself Maker es una extensión para Illustrator y Photoshop que permite diseñar fuentes OpenType de manera rápida y sencilla directamente con las herramientas de Adobe.

Incluye una amplia variedad de funciones avanzadas, como la capacidad de generar múltiples pesos de fuente a partir de un solo diseño, la posibilidad de agregar glifos especiales y la capacidad de exportar fuentes en formatos estándar como TrueType y OpenType.

La premisa de Fontself es su facilidad de uso, ya que trata de poner al alcance de los diseñadores gráficos no muy familiarizados con el diseño tipográfico la posibilidad de desarrollar tipografías personalizadas que enriquezcan sus diseños. Además, Fontself es compatible con las últimas versiones de Illustrator y Photoshop, lo que lo convierte en una opción accesible, y barata, para una gran cantidad de diseñadores.

La versión solo para Illustrator tiene un precio de 39 € y la versión para Illustrator y Photoshop, 59 €.