Hace dos días que empezó 2018 y ya estamos recogiendo los primeros frutos tipográficos del año, que, después de cierto tiempo de maduración y la preceptiva selección de los productos más exquisitos, recolectamos para el disfrute de todos aquellos que tenemos como materia de prima de nuestros platos las más nutritivas fuentes tipográficas. Ponte cómodo, prepara lápiz y papel, que comenzamos.

Vala, de Oscar Guerrero

Vala es una tipografía de un solo estilo, diseñada por Oscar Guerrero y publicada por Monotype.

Oscar Guerrero, diseñador de tipos y fundador de Sumotype, fundición tipográfica colombiana radicada en Bogotá que ya destacábamos en nuestro artículo sobre fundiciones latinoamericanas por sus propuestas desacomplejadas, vuelve a dejar patente su gran talento como diseñador tipográfico. Vala, su nueva propuesta, es el resultado de dos ingredientes de calidad mezclados con acierto, por un lado los trazos enérgicos de una cursiva inglesa y por otro, los marcados contrastes en los trazos, terminaciones en gota y una gran altura de «x», características didonas que se inspiran en las fuentes del legendario impresor y tipógrafo italiano Giambattista Bodoni (1740 – 1813), a quien Guerrero admira profundamente y reconoce como parte esencial de su inspiración para crear Vala.

Guerrero no se conforma con un juego de caracteres básico, por lo que completa la fuente con un juego OpenType muy completo, ligaduras románticas y diseños alternativos para la caja baja. Vala admite 83 idiomas diferentes. Además, Guerrero dibujó un conjunto completo de swash, que son esas terminaciones ornamentales que normalmente se usan al principio o al final de una palabra, muy comunes en caligrafía y que también se usan, como es el caso de Vala, en tipografía.

Vala brilla en diseño editorial; la vemos formando parte de titulares, subtítulos y portadas. En packaging o branding ofrece empaque y personalidad. En diseño web y aplicaciones digitales, aporta distinción y romanticismo, belleza a la página. Una verdadera exquisitez.

Nazaré, de Ndiscovered

Nuestra admiración por los diseñadores portugueses no para de crecer, y es que en cualquier ámbito del diseño aportan belleza y originalidad a cada pieza que desarrollan; quizás, poco a poco, esté germinando el estilo portugués como una reconocible marca de la casa.

En cuestión de tipos les dedicamos un artículo a algunas de las fundiciones lusas más sobresalientes de la actualidad.

Este es el caso de la fundición Ndiscovered, dirigida por el diseñador de tipos Natanael Gama, que nos ha seducido con Nazaré, una sorprendente familia tipográfica de seis estilos.

«Todo comenzó cuenta Natanael con un envase de jabón portugués de la primera mitad del siglo XX. Las cinco letras mayúsculas que deletrean NAZARÉ fueron suficientes para impulsar la creación de este diseño.»

De enorme personalidad por su originalidad, Nazaré es idónea para grandes titulares, logotipos, carteles, portadas de libros y uso general de la pantalla, incluso en pequeñas masa de texto. Aunque lo primero que hemos pensado nada más verla es que sería perfecta para un packaging audaz y rompedor.

«Nazaré encaja en una categoría semi serif y tiene un gran contraste. Funciona excepcionalmente en el uso de la pantalla, especialmente en los pesos más audaces que tienen aún más contraste. Los pesos regulares tienen un contraste más moderado y un diseño menos extravagante en general, que se adapta mejor a las convenciones tipográficas; esto proporciona una mejor representación en el uso del texto.»

Blanco, de Foster Type

Crear una tipografía completa, que funcional y armónica, como ya hemos dejado anotado en muchas ocasiones, es un trabajo arduo, paciente y, para los que amamos esta disciplina, apasionante. Y como todas las empresas que requieren de un considerable esfuerzo, en muchas ocasiones esconde una historia digna de ser conocida.

La génesis de Blanco, creación de Dave Foster, joven diseñador tipográfico australiano, es una de esas historias, aunque explicarla en detalle es algo que excede la intención de este artículo, sí mencionaremos que se remonta a los años 2011 y 2012, cuando Foster era estudiante de tipografía en La Haya y compartía desvelos tipográficos con la diseñadora y tipógrafa española Noe Blanco. Un trabajo de clase compartido en el que ella tenía que describir los detalles de cómo sería su tipografía ideal para que Foster la dibujase es el punto de partida de esta fuente tipográfica. Después, como tantas veces sucede, un rosario de dudas, ensayos, pruebas, errores… hasta dar a luz, finalmente, una tipografía que lleva como nombre el apellido de la compañera que le dictó, quizá sin saberlo, las lineas maestras de su futuro trabajo.

Blanco es una tipografía diseñada principalmente para una lectura cómoda en tamaños de texto pequeños, tanto en pantalla como en medios impresos. Con cuatro pesos, posee un ritmo constante, cualidad necesaria para las tipos para cuerpo de texto, además de presentar una textura uniforme que dota a las masas textuales de un tono sosegado.

TT Wellingtons y TT Jenevers, de Type Type

En esta selección no podíamos dejar de mencionar las nuevas tipos de una fundición que, desde el año pasado, está en nuestro punto de mira. Hablamos de Type Type, fundición tipográfica rusa fundada en 2013 por Ivan Gladkikh y Alexander Kudryavtsev. Gracias al equipo internacional de diseñadores que forman parte de Type Type, las tipos no solo presentan un diseño cuidado y exquisitamente optimizado, sino que son globales a nivel estético y funcional. Tipografías multilingües con un alto nivel de implementación en proyectos de cualquier naturaleza. Y con un gran sentido de la elegancia y claridad, para muestra el cuidado restyling de marca llevado a cabo por el estudio Comence.

Dos son las tipografías que estrenan este 2018, TT Wellingtons y TT Jenevers.

De TT Wellingtons ya nos hablaba nuestra amiga Aída de Miguel en el artículo de las mejores tipografías del 2017 como adelanto a lo que llegaba con fuerza este nuevo año. Y no se equivocaba: TT Wellington es un acierto de tipo que surge de la combinación de las sans-serifs humanistas inglesas de principios del siglo XX con las grotescas geométricos modernas, detalle que se puede apreciar en la gran altura de «x» y en una clara geometría en las formas circulares que apuestan por la modernidad sin perder la esencia de un origen caligráfico muy visible en ciertas terminaciones de los caracteres en minúscula.

TT Wellingtons está formado por 18 pesos (9 redondas y 9 cursivas) con más de 20 ligaduras, alternativas estilísticas y, por supuesto, un conjunto de glifos que abarca 72 idiomas europeos diferentes. Además, naturalmente, de un amplio alfabeto cirílico.

A su vez, TT Jenevers es una tipo de corte holandés, esto es, serifas asimétricas e inclinación irregular de los óvalos, por ejemplo, la «o» no presenta inclinación mientras en las letras «p» y »q» sí podemos ver esta inclinación. TT Jenevers es muy buena tipo para texto denso lo que garantiza su éxito en cualquier producto editorial.

TT Jenevers consta de 12 fuentes, 6 redondas y 6 cursivas, ligaduras, figuras estándar y antiguas, y alternativas estilísticas. Además incluyen dos conjuntos estilísticos diferentes, uno de ellos permite cambiar la naturaleza de la tipo a una línea más caligráfica. Una belleza.

Pitch sans, de Klim Type Foundry

Klim Type Foundry, es decir, palabras mayores. Prestigiosa fundición neozelandesa fundada por Kris Sowersby en 2005 que ha recibido diversos galardones a lo largo de su trayectoria, tanto a sus tipos como a la propia fundición.

Su último lanzamiento es la versión sans de su tipo Pitch, una monoespaciada de clara y sincera inspiración en el texto que ha sido escrito con una máquina de escribir. Para Sowersby parte del proceso tipográfico consiste en probar a añadir serifas y viceversa, con todas sus tipos y ver cómo respiran.

«Pitch Sans surgió afirma Sowersby de mi procedimiento operativo estándar. Anteriormente hablé sobre cómo “experimento con mis tipos de letra agregando o quitando serifas”. ¿Las letras refinadas de un estilo suministran las materias primas para otro? Ciertas fuentes son estoicas, contentas de permanecer solas. Otros ofrecen más fácilmente detalles y estructuras que pueden adaptarse. Las buenas adaptaciones son paradójicas: son antónimos estructurales y sinónimos estéticos. La estructura es fácil de cambiar, pero una estética es difícil de traducir.»

De este aparentemente simple aunque muy interesante y sugestivo proceso creativo surge Pitch Sans, de la eliminación de serifas y terminaciones con forma de gota en su mayoría, aunque conservando ciertas terminaciones residuales que ayudan a llenar espacio. El esqueleto ha sido el mismo que en Pitch, salvo la construcción de la «g» que se ha tenido que dibujar de nuevo.

Los procesos de creación de una tipografía son muy diferentes de un diseñador a otro. Cada creador tipográfico maneja conceptos propios a modo de piedra angular de su inspiración. Según esto, nos ha llamado mucho la atención el concepto de atmósfera tipográfica que usa Kris Sowersby describir los sutiles detalles de personalidad que toda buena tipografía ha de poseer. En perspectivas creativas como esta es donde precisamente podemos ver con claridad la intersección entre pasión y técnica que se da en la creación tipográfica, por muy frías que les puedan resultar a algunos las monoespaciadas.

Merece la pena que transcribamos las palabras del propio Sowersby por lo clarificadoras y didácticas que pueden resultar al respecto de su proceso creativo: «Gerard Unger habla sobre su tipo de letra que trae “más atmósfera a la página”. Estoy fascinado con el concepto de atmósfera tipográfica, un fenómeno real pero sutil. Pitch tiene una sensación muy específica, una síntesis de digital y analógica que evoca, no emula, el texto escrito a máquina. Intenté capturar la atmósfera de Pitch con Pitch Sans. La estructura ha cambiado pero la estética permanece.»

Basier, de Atipo

¿Qué podemos decir de Atipo a estas alturas de la vida? El estudio gijonés sigue viento en popa creando tipografías de alta calidad, como es, de nuevo, el caso de Basier, una tipo grotesca con aires suizos ligeramente condensada, con dos versiones, circle y square, cuyas sutiles diferencias se encuentran en su juego de equilibrios entre lo recto y lo curvo, o como ellos mismos la presentan, «dos personalidades en un mismo cuerpo».

¿Círculo o cuadrado? Atipo han encontrado la solución para este dilema: los dos. De este modo, ambos estilos amplían significativamente las posibilidades expresivas de una tipografía que puede funcionar muy bien tanto en pequeñas masas de texto como en titulares en los que se requiera rotundidad sin caer en lo grueso.

Mabry, de Colophon

Que las tipos grotescas triunfan y están de moda no es nada nuevo, aunque resulta muy interesante la tendencia a derivarlas a un lado más geométrico en busca de una cierta racionalidad o neutralidad.

Colophon nos traen Mabry, una tipografía a medio camino entre las grotescas del siglo XIX y las geométricas del siglo XX. Un caballo ganador. En sus inicios fue diseñada para ser la tipo corporativa de la empresa textil Nasty Gal como NG Grotesque, aunque posteriormente, para su salida comercial, fue renombrada Mabry en honor a la cantante funk Betty Davis, cuyo nombre real es Betty Mabry (se lo cambió a Davis al casarse con Miles, Miles Davis, uno de los genios supremos del jazz y, en general, de la música del siglo XX).

En palabras de la fundición, Mabry es «simultáneamente contemporánea e histórica, hierática y expresiva, refinada y tosca a la vez.»

Mabry está disponible en cinco pesos, más sus cursivas correspondientes, soporta idiomas latinos, scripts cirílicos y griegos, además de poseer funciones OpenType, alternativas estilísticas y abundantes marcas y símbolos.

Epura, de Nova Type Foundry

Epura es la nueva tipo de la recién estrenada fundición portuguesa, Nova Type Foundry, dirigida por Joana Correia, otra de nuestras diseñadoras de tipos imprescindibles dentro el panorama tipográfico portugués.

Epura, diseñada por Luis Bandovas, es una tipo geométrica cuyo nombre hace referencia a un término técnico usado en geometría descriptiva. Pero una tipografía geométrica no tiene por qué ser fría y distante, Epura demuestra con su personalidad sutil que es posible mantener esa sensación geométrica, pero con un resultado suave y cálido.

Epura está formada por 16 pesos, lo que la hacen muy versátil para diseño editorial, aunque nosotros también la vemos perfecta para diseño de textos en pantalla.

Sharp Slab, de Sharp Type

Sharp Slab es la compañera egipcia de la Sharp Sans. Creemos que siempre resulta una interesante y didáctica experiencia contemplar el proceso por el cual una tipografía surge de otra; es lo que un poco más arriba comentaba Sowersby. Los sutiles procedimientos de creación de una tipografía pueden dar pie a este tipo procesos, pero hay que andarse con cuidado: una tipografía es un ecosistema delicado en el que cada elemento que la compone está en relación directa con los demás, surgen unos de otros y deben tender siempre hacia la armonía, poseer el mismo ADN, respirar la misma atmósfera.

De este modo, Sharp Slab surgió como respuesta a unas necesidades expresivas que la fundición consideró que su hermana sans no podía satisfacer. Así, esta slab serif es una fuente exuberante y contundente y viene a complementarse con su par para crear contrastes en los que ambas resultan enriquecidas.

2018 ha empezado fuerte. Si este va a ser el nivel, nos va a resultar muy difícil seleccionar, allá por enero del año que viene, qué ha sido lo mejor de éste.