¿A quién no le gusta hablar de lo que le apasiona de verdad? ¿A quién no le gusta encontrar a personas que comparten sus mismas pasiones e intercambiar con ellas experiencias, puntos de vista y también, por qué no, incertidumbres y dudas? Aunque suele tenerse la impresión de que la Tipografía es una disciplina que se desarrolla en gran medida en soledad, hecha por profesionales aislados, hay una tendencia, cada vez más extendida, a aprender y evolucionar, más que en equipo, en comunidad. Y creemos que ese es el concepto clave: la comunidad tipográfica es cada más activa, más expansiva y dinámica, más dispuesta que nunca a hablar hasta por los codos de la belleza intrínseca del material que maneja: las letras y sus infinitas formas. TypeThursday Barcelona viene a demostrar que la Tipografía y sus alrededores cada día interesan más y que un evento periódico centrado en ella puede ser un éxito de público. Y, como no podía ser de otra manera, hemos hablado con ellos.

Rayitas Azules: Antes de nada, las debidas presentaciones. Sois un grupo internacional, gente joven, muchos de vosotros ex-alumnos del Máster de Tipografía de Eina… Me gustaría que os presentarais y me contarais un poco cómo os conocisteis, de dónde surge la idea de montar un TypeThursday Barcelona y cuál es vuestra implicación con la Tipografía. 

TypeThursday: ¡Hola, chicos! Os habla Elisa Pérez, communications lead de TypeThursday Barcelona. Somos un colectivo de voluntarios de diferentes ciudades del mundo. Algunos de nosotros nos conocimos durante el Máster de Tipografía de Eina y fue allí donde surgió la idea de crear nuestro propio TypeThursday en Barcelona.

Álvaro Franca, nuestro chapter lead, viene de Río de Janeiro (Brasil) y fue el detonante para motivar a más compañeros como Elena Peralta (co-chapter lead) para reunir a más conocidos y poder crear este evento mensual para todas esas personas que ven letras cuando cierran los ojos.

Empezamos siendo ocho, pero hemos ido creciendo y se han unido muchos voluntarios de diferentes partes del mundo (Argentina, Eslovenia, Colombia…) asentados en Barcelona.

RA: ¿Qué es TypeThursday? ¿Dónde surgió? ¿Cómo y por qué? Doy por hecho que lo conocíais bien por haber participado en alguno anteriormente o bien de oídas. ¿Es así?   

TT: TypeThursday es una organización mundial con sede en ocho ciudades de todo el mundo donde crean comunidades de diseñadores o, como nos gusta llamarlo a nosotros, superfamilias tipográficas. Estamos en los EE. UU., Inglaterra, Catalunya y en marzo estrenaremos en Italia, con otros países a punto de unirse a la organización.

Todo empezó en New York. Al principio eran alrededor de 15 personas en un bar, con hojas impresas de sus últimos trabajos.

Álvaro Franca conoció el evento por internet. En 2016 invitó a Thomas Jockin (fundador de TypeThursday) a tomar un café en Brooklyn, días antes de la TypeCon Seattle, y se conocieron. En TypeCon, Thom anunció que TypeThursday llegaría a San Francisco y Los Ángeles. Dos años más tarde, Álvaro ya vivía en Barcelona y le contactó para empezar el chapter allí.

RA: ¿Qué requisitos se necesitan para montar un evento así en una ciudad?

TT: Pues reunir a seis personas para los seis roles necesarios, encontrar un sitio donde hacerlo y listo.TypeThursday Headquarters se encarga de cubrir costes para los tres primeros eventos.

RA:¿Por qué Barcelona?

TT: Porque es una ciudad con una gran comunidad de diseñadores, con un montón de escuelas (ELISAVA, EINA, BAU, ESDI, LCI, Visions, Seeway…), museos y centros de diseño. Hay mucha gente para sostener el evento a largo plazo, y mucho trabajo talentoso por descubrir. Nos pareció el entorno perfecto para una iniciativa como la nuestra.

De hecho, hemos tenido mucho éxito: empezamos el año pasado e hicimos la misma cantidad de eventos que Philadelphia y San Francisco, que ya existen desde hace años.

RA: Desde la segunda edición, TypeThursday Barcelona tiene lugar en la BAU. ¿Ha sido fácil encontrar la localización, patrocinadores, cervezas…? Me parece interesante vuestra experiencia ya que los eventos tipográficos en España o bien se autofinancian o han dejado de hacerse por falta de financiación. ¿Es duro tomar una iniciativa de este tipo? ¿Os habéis sentido arropados o ayudados en este sentido?

TT: Sí y no. Al principio fue duro encontrar lugares que se adaptaran a nuestras condiciones y nosotros a las de ellos: horario, disponibilidad de fechas y poder hacer exposiciones.

Por otro lado, algunos sponsors ya los teníamos gracias a TypeThursday Headquarters y eso nos ayudó mucho. Y como mencioné antes, ellos te financian los tres primeros meses, pero a partir de ahí, hay que buscarse las habichuelas.

En cuanto a la cerveza, nuestra welcome lead mandó varios mails, pero no tuvimos suerte.

Siempre es duro tomar una iniciativa así. Dependes de otras personas para que el evento salga adelante, hay que actuar en equipo y unir fuerzas para no perder la ilusión.

Hubo algún momento crítico cuando no nos financiaban más eventos pero, con la intervención de la BAU, tuvimos la suerte de que Moritz decidió apoyarnos y, gracias a esto, descartamos la opción de cobrar entrada al público (de lo cual no estábamos seguros si funcionaría en Barcelona). Gracias a todos los esfuerzos del equipo y de la colaboración con BAU, TypeThursday Barcelona se automantiene y seguimos adelante.

RA: ¿Tiene el TypeThursday Barcelona algo diferente respecto a los otros? ¿Seguís las mismas pautas que otros TypeThursday?

TT: Seguimos la misma estrategia de comunicación en redes sociales y compartimos contenido, aunque nosotros generamos bastante contenido propio. Hemos creado una sección semanal llamada Typefacts donde hablamos de una curiosidad tipográfica. También aprovechamos este espacio para hablar de las curiosidades tipográficas y lingüísticas del catalán y el castellano ya que, de momento, somos el único TypeThursday de lengua no inglesa. También tenemos el TypeQuiz, un concurso de preguntas durante el evento donde el ganador o ganadores se llevan un regalo: suscripciones gratis a la librería tipográfica de Fontown o libros que nos aporta nuestro partner Campgràfic.

También hemos hecho un concurso online en Instagram que ha sido todo un éxito.

RA: La parte más importante de TypeThursday Barcelona es el TypeCrit. ¿Podéis contarnos de qué se trata? ¿Quién hace las correcciones o sugerencias, el público, los profesionales? ¿Y las correcciones se hacen delante del público o en privado? Hemos seguido la mayoría de los eventos que habéis hecho a través de las redes. En otros eventos el TypeCrit está reservado más para estudiantes o personas que están empezando a nivel profesional y en vuestro evento todo tiene mucho empaque. Digamos que estáis ya asentando unos mínimos de calidad de los proyectos en este sentido ¿Se trata por lo tanto de un nuevo concepto de TypeCrit?

TT: TypeCrit es una crítica amistosa de hasta tres proyectos en curso que implican el diseño de letras o uso de tipografía. Puedes dar, recibir o simplemente escuchar feedback.

En realidad los TypeCrits no tienen unos requerimientos básicos. Cada TypeCrit y cada evento es diferente. A nosotros nos encanta promover el trabajo de diseñadores locales pero no tenemos ningún requerimiento. Los TypeCrits tienen tres plazas disponibles abiertos a todo tipo de trabajos alrededor de la letra, ya sean profesionales, de estudiantes o de cualquier amante de las letras. Y además, somos una sede trilingue, así que se puede presentar en castellano, catalán o inglés.

Por ejemplo, invitamos a Jordi Embodas para que nos explicase cómo había nacido su extensa familia tipográfica Nomada y le dimos la oportunidad a los asistentes de preguntar sus dudas sobre su desarrollo más que aportar su feedback, para poder conocer el proyecto.

RA: ¿Pensáis que, a nivel profesional, TypeThursday puede ser una oportunidad y un punto de encuentro, valga la redundancia, entre profesionales del sector?

TT: Lo pensamos y lo experimentamos en cada evento cuando vemos que acuden profesionales del diseño, entre ellos varios docentes del Máster de Tipografía, como Laura Meseguer o Andreu Balius. Incluso tuvimos el honor de recibir al gran David Quay.

Si presentas algo es mejor aún: te presentamos en nuestras redes sociales donde hablamos sobre tu trabajo y así hacerte más conocido en la comunidad del diseño.

Lo bueno de nuestro evento es que te puedes tomar una cerveza y hablar con quien quieras antes y después del TypeCrit. Puedes hacer networking y conocer a otros amantes de las letras, calígrafos o diseñadores profesionales y con nosotros, los miembros del equipo, claro.

RA: ¿Cómo veis el nivel de lo presentado hasta ahora? ¿Qué conclusiones sacáis, tras las ediciones transcurridas hasta el momento, acerca del panorama de esta apasionante disciplina?

TT: Nosotros estamos encantados con la acogida del evento y con que la gente quiera participar compartiendo su proyecto con nosotros. Nos encanta la variedad de proyectos que hemos tenido pasando por diferentes ámbitos, pero manteniendo las letras en el centro de todo. Nos encanta haber podido contar con tantos diseños tipográficos y esperamos que más gente se anime a enseñarnos sus tipos, pero también tenemos muchas ganas de que participe gente de otras disciplinas y veamos a las letras actuar en diferentes entornos: en un libro, en un póster, en una ilustración, en una pieza de caligrafía, en una web o en sitios donde ni siquiera pensaríamos encontrar letras.

RA: ¿Cómo percibís el interés y el nivel de participación, de implicación, del público? ¿Ha ido aumentado el número de asistentes asistentes? 

TT: Nuestro público, aparte de ser presencial, también está en redes sociales y ahí son bastante activos. Hemos conseguido miles de seguidores en tan sólo 4 meses y eso se nota el día del evento. Por otro lado, cada evento es diferente. A veces colaboramos con otros colectivos y traemos una exposición o le pedimos a alumnos que nos traigan sus trabajos, y es por eso que cada vez nuestros asistentes vienen por diferentes razones. Eso sí, el número de asistentes nunca ha bajado de 50. (¡Hurra!)

En cuanto a la participación, siempre aportan feedback, pero nosotros nos aseguramos de tener preguntas en la recámara por si un proyecto no se entendiera bien o el público se sintiera tímido.

El evento acaba de nacer, está teniendo una gran acogida y estamos encantados de toda la gente que viene a hablar de letras y tomarse una cerveza. Vamos creciendo y estáis todos invitados a nuestro siguiente evento.

RA: Para terminar, ¿no podéis contar alguna curiosidad o anécdota que os haya pasado durante los eventos? 

TT: Nos sorprendió mucho el evento del 21 de Diciembre. Con la Navidad a la vuelta de la esquina fue una fecha muy arriesgada y aunque vino menos gente, la calidad de las presentaciones y del debate de después fueron inmejorables. El evento empezó a fluir hacia la dinámica que deseamos que tenga y todos los asistentes hablaban entre ellos, sin crearse grupos «cerrados» como a veces pasa. Además entre nuestros presentadores estaba Imprenta Patriótica, que viajó desde Colombia a Barcelona para presentar en el TypeCrit. Aparte de la linda historia de esta imprenta de Bogotá, el coordinador del proyecto, Ignacio Martínez, trajo un montón de impresiones, calendarios y libros que regaló a los asistentes. Lo pasamos genial y fue muy emotivo.