Como ya sabéis, en Rayitas Azules somos firmes defensores del respeto a la composición del cuerpo de texto (en este artículo [link: https://rayitasazules.com/tipografias-cuerpo-texto] te recomendábamos tipografías ideales para componerlo) y del conjunto de recetas editoriales que, con el paso del tiempo, se han revelado como imprescindibles para obtener sabrosas maquetaciones y bloques de texto en su punto de sal. Y, aunque hoy en día es frecuente encontrar composiciones de texto poco cuidadas e insípidas, no vamos a cejar en nuestro empeño de haceros cocineros tipográficos dignos de un Top Chef, pero con la ventaja de no tener que vestir delantales chungos en plan Chicote. ¿Qué cuál es el plato del día? La partición de palabras. Partición de palabras (hyphenation) La partición de palabras (hyphenation en inglés) es el proceso a través del cual algunas palabras se dividen en sílabas al llegar al final de la línea. Con objeto de indicar al lector que una palabra se ha dividido, empleamos el guión (hyphen), del cual ya te hablábamos en este post (link: https://rayitasazules.com/guiones-rayas-usos-indesign/). Junto con la justificación, que se merece un post enterito aparte, constituye uno de los ingredientes imprescindibles para un cuerpo de texto legible y armónico. De hecho, nunca deberíamos justificar un texto sin acompañarlo de una buena partición. Esta mala práctica “maquetil” produce aberraciones tipográficas en el espacio entre las palabras, dando lugar a los llamados “ríos” o “calles” en el cuerpo de texto. Sin entrar ahora en el debate de si el texto debe ir justificado o una alineación izquierda (o “en bandera”) es más adecuada (por respetar precisamente el espacio entre palabras), lo cierto es que clarificar la configuración y usos de la partición de palabras, nos ayudará a ser mejores diseñadores editoriales.

Como ya sabéis, en Rayitas Azules somos firmes defensores del respeto a la composición del cuerpo de texto (en este artículo te recomendábamos tipografías ideales para componerlo) y del conjunto de recetas editoriales que, con el paso del tiempo, se han revelado como imprescindibles para obtener sabrosas maquetaciones y bloques de texto en su punto de sal. Y, aunque hoy en día es frecuente encontrar composiciones de texto poco cuidadas e insípidas, no vamos a cejar en nuestro empeño de haceros cocineros tipográficos dignos de un Top Chef, pero con la ventaja de no tener que vestir delantales chungos en plan Chicote. ¿Qué cuál es el plato del día? La partición de palabras.

Partición de palabras (hyphenation)

La partición de palabras (hyphenation en inglés) es el proceso a través del cual algunas palabras se dividen en sílabas al llegar al final de la línea. Con objeto de indicar al lector que una palabra se ha dividido, empleamos el guión (hyphen), del cual ya te hablábamos en este post. Junto con la justificación, que se merece un post enterito aparte, constituye uno de los ingredientes imprescindibles para un cuerpo de texto legible y armónico.

De hecho, nunca deberíamos justificar un texto sin acompañarlo de una buena partición. Esta mala práctica “maquetil” produce aberraciones tipográficas en el espacio entre las palabras, dando lugar a los llamados “ríos” o “calles” en el cuerpo de texto. Sin entrar ahora en el debate de si el texto debe ir justificado o una alineación izquierda (o “en bandera”) es más adecuada (por respetar precisamente el espacio entre palabras), lo cierto es que clarificar la configuración y usos de la partición de palabras, nos ayudará a ser mejores diseñadores editoriales.

Los llamados “ríos” o “calles” se producen cuando realizamos una justificación sin partición o mal configurada. Recibe este nombre debido al efecto óptico que se produce cuando el lector une inconscientemente los espacios que se quedan en blanco entre las palabras, y aprecia formas o dibujos en el bloque de texto. En la imagen podemos ver como el bloque superior es, estéticamente, mucho peor que el de abajo, donde hemos activado la partición.

InDesign y la partición de palabras

¿Y qué mejor que empezar por el propio InDesign? En la lista desplegable de la paleta párrafo, o bien en el apartado “separación de sílabas” en la configuración de cualquier estilo de párrafo, podemos personalizar nuestras opciones de partición automática. ¡Vamos a echarle un vistazo a los ingredientes de una buena separación!

Casilla de verificación “Separar”

Marcamos o no esta casilla dependiendo de si queremos o no activar la separación de sílabas automática.

Palabras con un mínimo de “x” letras

El mínimo debería ser siempre de 5 letras (o incluso más). Palabras con menos letras quedan estéticamente “reguleras”.

Después de las primeras “x” letras y antes de las últimas “x” letras

La combinación de estas dos opciones de configuración debería ser de 2. De esta forma nunca nos quedarán sílabas partidas con menos de 2 letras.

Límite de separación: “x” guiones

A través de esta opción definimos el número de guiones consecutivos máximo, que deberían ser 3. Más guiones redundan en un efecto estético deficiente en el bloque de texto. Por otro lado, tradicionalmente se ha considerado una mala praxis una cifra superior, así que ya sabéis.

Zona de separación: “x” mm

Esta cifra en milímetros sólo es aplicable cuando se trata de alineaciones no justificadas (por ejemplo, alineación izquierda). Especifica el máximo de área “en blanco” en cada línea. Dependerá de la longitud de la línea, la cual a su vez dependerá de los márgenes y el formato que hayamos configurado. Para un formato alrededor del A5.

Equilibrio entre “Espaciado óptimo” y “Menos guiones”

Salvo que vayamos a configurar también las “opciones de justificación de párrafo” (para mejorar el espaciado), deberíamos configurar este apartado en el centro.

Opción “Sep. por sílabas palabras en mayúsc.”

¿Separar palabras en mayúsculas? Casi que no habría que decirlo, pero va a ser que no, que se nos atraganta la estética y eso es mala digestión editorial garantizada.

Opción “Separar sílabas la última palabra”

Al igual que el apartado anterior, esta casilla debería estar desactivada, pues aumentaremos el número de palabras “huérfanas”. Una palabra huérfana es una palabra que se queda sola al final de un párrafo. Salvo que el bloque de texto sea muy estrecho, debemos evitarlas.

Opción “Separar por sílabas en la columna”

Y otra más que hay que desactivar para ser un cocinero editorial de 3 estrellas Michelin. Activada puede hacer que una palabra se corte al final de una columna en una página concreta y su continuación aparezca en la columna o página siguiente, o incluso más adelante si el flujo de texto se ve interrumpido con alguna gráfica a sangre, encarte o similar.

Partición automática Vs manual

Además de aplicar una configuración de partición automática, también podemos partir (o no) palabras de forma manual.

A menudo queremos que una palabra se corte sólo por una sílaba en particular. Para ello, ubicamos el cursor exactamente donde queremos que se separe dicha palabra y nos vamos al menú Texto > Insertar carácter especial > Guiones y rayas > Guión discrecional.

En estas dos imágenes podemos ver el carácter oculto vinculado al guión discrecional. En la primera imagen no se produce partición, en la segunda sí y, efectivamente, la palabra se parte exactamente donde hemos ubicado el guión. ¡Perfecto!

Por otro lado, también podemos forzar a que una palabra no se parta (nos puede interesar en palabras compuestas, apellidos, nombres propios en general, etc.). Para ello, ubicamos el cursor al principio de la palabra y nos vamos al menú Texto > Insertar carácter especial > Guiones y rayas > Guión de no separación.

Además, también podemos hacer que una palabra permanezca unida a la palabra inmediatamente anterior. Para ello, seleccionamos el espacio entre ambas y lo sustituimos por un espacio de no separación. Para ello nos vamos al menú Texto > Insertar carácter especial > Espacios en blanco > Espacio de no separación.

Podemos apreciar el carácter oculto correspondiente al espacio de no separación. De esta forma “Rayitas Azules” no se separará en distintas líneas.

Buenas prácticas en partición de palabras

1. Escoger siempre el idioma correcto en el diccionario. La partición de palabras se basa en el uso de un diccionario concreto. Si estamos haciendo una partición de un texto en español, deberemos escoger dicho idioma. Imaginaos una partición de palabras en español basada en un diccionario inglés. Sería como cocinar una lubina al horno con una receta de Fish & Chips… ¡Horror!

2. Con una alineación derecha o centrada, la partición de palabras se nos indigesta, así que ¡fuera del menú!

En ambas imágenes (alineación derecha y centrada respectivamente), el bloque inferior es más homogéneo y equilibrado que el superior al haber desactivado la separación.

3. “Alineación óptica de margen”. La paletaArtículo” ubicada en Ventana > Texto > Artículo, nos permite activarla. La consecuencia es que los guiones se alinean “fuera” del marco de texto de InDesign. Esta configuración no afecta sólo a los guiones sino también a puntos, comas, etc. (lo que se denomina tradicionalmente como “Puntuación flotante”. Aunque existe disparidad de opiniones en cuanto a la conveniencia o no de esta práctica, recomendamos probarla y guiarnos por nuestros instintos de chefs editoriales.

Podemos apreciar la diferencia entre activar (bloque de texto superior) o no (bloque de texto inferior) esta opción. Por cierto, la cifra en puntos debería ser la misma que la de nuestro cuerpo de texto.

Esperamos que el plato del día haya sido altamente nutritivo, y que lo pongáis en práctica prontito para deslumbrar a propios y extraños. Si os ha quedado hueco para el postre, daros un paseíto por nuestro carrito de dulces, que tenemos mousse de plecas, apóstrofos rellenos y guiones variados para acompañar el café. ¡Bon appétit, amigos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies