Se ha hecho de rogar, pero aquí os traemos las mejores revistas independientes de 2019, un recopilatorio hecho con el amor concentrado de mil abuelas, que reúne lo más granado de la independencia revistil extranjera. Precisamente, esta división constituye una de las principales novedades que presentamos en esta añada. Rayitas azules no deja de crecer, y un post que recopile todas las revistas «en general» se nos quedaba cortísimo, así que hemos decidido escindir la gloria editorial patria y «guiri» en 2 posts por separado.

Por lo demás, insistir en que procuramos que no sólo figuren las mejores revistas, sino que todas también sean inéditas en el blog. De este modo, anteponemos nuestra voluntad pedagógica de daros a conocer mandanga nueva, a la presentación de una selección anual al uso. Con esto queremos resaltar que muchas de las que aparecieron en posts pasados: 2016, 2017 o 2018, podrían figurar merecidamente en este artículo, pero hemos preferimos priorizar la novedad.

Así que, sin más dilación, vamos al lío, que son 11 publicaciones las que os vamos a detallar a continuación, y va a parecer que el post lo ha escrito Scorsese con 3 cafés en el cuerpo. Aviso para navegantes: se trata de un artículo largo y Gran Reserva, mucho mejor disfrutar con relax, en varias sesiones y con un buen vino, que hay mucha tela que cortar, detalles en los que fijarse y diseño del que aprender. Así que, a descorcharse un vinazo, y ¡a disfrutar!

Backstage Talks

Backstage talks es un proyecto anual pertrechado por Martin Jenča, Martin Kahan y Zuzana Kvetková, cabezas visibles de Milk, un estudio bratislavo que no ha parado de crecer en los últimos 10 años, y que ya cuenta con oficinas en varios países. En sus inicios, sus contenidos se nutrían de entrevistas a los ponentes de la magnífica By Design conference, celebrada cada año, precisamente, en Bratislava, y de la cual el propio Martin Jenča es cofundador. De hecho, la conferencia tornó en la excusa perfecta para iniciar la aventura impresa, que ahora trasciende los límites de los/las conferenciantes/as del evento.

La publicación se basa en entrevistas en profundidad a grandes nombres del diseño mundial.

Backstage talks ofrece entrevistas en profundidad con grandes figuras del diseño mundial en diferentes áreas, y se suma así a una tendencia creciente en publicaciones independientes. De hecho, en palabras de sus creadores, tener la oportunidad de un cara a cara con estas/os gigantes del diseño, constituye la mejor parte de confeccionar la revista:

«Gracias a la publicación, hemos podido entretener al personal mientras nos tomábamos un vino a medianoche en un diminuto bar en Matoshinos (Portugal) con Astrid Stavro, o charlar sobre la vida y la muerte en un fish & chips frecuentado por taxistas londineses con Michael Wolff». Desde luego, envidia sana.

Además, os adelantamos en primicia que para primavera de 2020 están cocinando su primer número monográfico. Todo un teaser editorial.

Lo que nos ha conquistado:
  • Acabados. Backstage talks emplea recursos similares en cada una de sus ediciones, consiguiendo así una impronta muy familiar. Concretamente, en su número 4, emplea una tinta flúor en su portada, que la hace brillar de forma notoria, así como un golpe en seco que invita al «toqueteo». Asimismo, no falta el encarte marca de la casa, en esta ocasión a cargo de Eike König, director creativo del colectivo HORT. No tiene desperdicio.

    El encarte interior, marca de la casa de Backstage Talks.

  • Portadón. En este caso además, no sólo nos referimos al impecable acabado y elección tipográfica, sino al mensaje abierto a interpretaciones de todo tipo, pero en cualquier caso, fresco: «Designers have to stop being stupid» es una de las citas para enmarcar de este número, cortesía de Ryan Singer, director de estrategia de la agencia especializada en UX/UI Basecamp. Igualmente, cada detalle en la cubierta refuerza la idea de publicación basada en entrevistas. De hecho, en el franja inferior aparecen destacadas muchas de las/los profesionales protagonistas.

    El tratamiento de los acabados en las cubiertas generan identidad, y otorgan a Backstage Talks una gran memorabilidad.

    Portada tipográfica y con contenido. ¡Nos encanta!

  • Detalles tipográficos. Es vox populi que nos enamoran la atención al detalle y las delicatesen en el formato y composición del texto. Los recursos para indicar los pies de foto informativos, y las entradillas disfrazadas de fragmentos destacados (y viceversa), son pura maravilla. Para ello, Milk se sirve de las tipografías Stratos (semibold) y Adobe Caslon Pro (regular y regular Italic).

Web

Beside

«Ser puente entre humanos y naturaleza» (Bridge the gap between humans and nature) a través de contenido de alta calidad, es uno de los puntos fuertes del manifesto de BESIDE. De hecho, su tagline «Nature and culture» (Naturaleza y cultura), no hace sino redundar en su firme voluntad de empoderar a sus lectores con información útil que les permita construir un futuro sostenible.

De carácter bianual (también bilingüe: se edita en inglés y en francés), y con sede en Montreal, su número 7 muestra un subtítulo sugerente: «¿Qué riesgos estamos dispuestos a asumir?» (What risks are we willing to bear?). En este volumen se exponen los puntos de vista y experiencias que suelen vehicular las tomas de decisiones, y cómo podemos moldearlos con objeto de luchar por un mundo mejor.

El enfoque editorial de Catherine Métayer, su editora jefe, huye del discurso medioambiental catastrofista para presentarnos modelos de vida más apetecibles y experiencias ajenas que conduzcan al lector a comprobar a través del ejemplo que otra vida es posible.

Este sumario es diseño editorial en estado puro.

Lo que nos ha conquistado:
  • Fotografía. La revista posee el don de transmitir verdaderas atmósferas a través de la selección de imágenes y, lógicamente, de papel. El pasado año estuvo nominada al mejor uso de la fotografía en los premios Stack, y la verdad es que no podemos estar más de acuerdo. Sólo hace falta echar un vistazo a las imágenes que os traemos para dejarse llevar por paisajes etéreos y evocadores.
  • Artesanía editorial. Eliane Cadieux, cofundadora, directora creativa y diseñadora de BESIDE, aporta una mirada que refuerza el leitmotiv subyacente. El tratamiento tipográfico en cuerpos de texto es delicioso, no sólo por la selección tipográfica (a cargo entre otros de Commercial type, Coppers and Brasses o Klim Type Foundry), sino por su aplicación con interlineado generoso, que contribuye a generar limpieza y reposo compositivo. Muy remarcable, además, el sabio empleo de los filetes y las páginas con fragmentos de texto de cuerpos generosos. Ambos recursos facilitan que como lectores/as podamos ojear la publicación, si carecemos del tiempo necesario para bucear en sus artículos sin prisas. Esto último lo recomendamos encarecidamente.

    El uso de la retícula para generar jerarquía es impecable en Beside.

    Tratamiento tipográfico exquisito.

  • Universo. BESIDE no sólo es un proyecto editorial, sino que forma parte de un entramado más complejo formado por una plataforma web con vídeos y contenidos exclusivos de diversa índole. Asimismo, gestionan un festival anual y unas cabañas sostenibles. Desde luego, la cabecera se revela como un verdadero ejemplo de artesanía independiente. Como muestra, este vídeo donde explican qué es BESIDE.

    La dirección de arte de Beside, ya ha sido reconocida en diferentes certámenes.

Webs

Club Sandwich

No hay selección revistil que valga sin una contribución gastronómica, así que marchando una de lujo y, además, nacida en un país de tradición gourmet. Desde París (con parada en Montreal) llega abriendo nuestros apetitos editoriales Club Sandwich. Fundada en 2015 por Anna Broujean, se trata de una publicación anual de carácter monográfico, que dedica cada número a un alimento en particular. En el volumen que nos ocupa, el pepinillo es el protagonista, mientras que huevos y champiñones han acaparado las dos publicaciones previas.

El pepinillo, protagonista absoluto, desde las guardas, del tercer número de Club Sandwich.

A través de diferentes artículos que toman como punto de partida el alimento en cuestión, Club Sandwich observa la cultura de la comida bajo el prisma del eclecticismo más feroz. Historia, sociología, antropología, economía, política, cultura y, sobre todo, arte, constituyen puntos de vista válidos desde los cuales articular la radiografía del pepinillo vulgaris. De esta forma, la cabecera se sitúa a medio camino entre la revista y el libro, dando lugar a un híbrido entre información pura, arte y creación contemporánea.

Lo que nos ha conquistado:
  • Bendita locura. El perfil de Anna Broujean, sobre quién recae la dirección creativa también, nada tiene que ver con el de directora de arte estándar. Su formación en fotografía le ha conducido a diseñar más por instinto que por profesión, y vaya si lo disfruta. Aunque la impronta recuerda inicialmente a Toilet Paper (ahí es nada), enseguida queda patente una estética única, derivada de la ausencia de límites, reglas o parámetros, y que alumbra una publicación divertida, rigurosa, sorprendente, y sobre todo, inteligente a la vez.
  • Bilingüismo inusual. Aunque las cabeceras que duplican idioma no tienen nada de excepcional, en esta ocasión sí sorprende la fórmula escogida. Club Sandwich se lee en inglés y francés literalmente. Exceptuando aquellos reportajes fotográficos que giran en torno a un titular, todos los artículos con contenido textual de peso se duplican. Esto aporta una doble dimensión al disfrute de la publicación, ya que lo único que se repite es el cuerpo de texto en sí, mientras que las imágenes y la maquetación difieren completamente en ambos idiomas. Nos ha encantado esta iniciativa, tan original como nutritiva. Si es que los pepinillos al final llenan…

    Club Sandwich alterna la información rigurosa con el arte.

Stamping en cubiertas.

Por cierto, no dejéis de visitar su web, que sigue la estela «creisidiseñil» de la publicación impresa. Psicodelia loca a lo Toilet Paper.

Web

Gusher

Como la famosa bola de demolición de ACDC (que para algo Gusher es australiana), y a fuerza de riffs editoriales de guitarra, irrumpe esta cabecera en este repertorio anual. Sus artífices, Juliette Younger e Isabella Trimboli, vienen dispuestas a quebrar el dominio del canon periodístico masculino, imperante en el género musical. Gusher se origina para propiciar un espacio de diálogo sobre rock and roll, creativo, inteligente y constructivo, bajo una mirada estrictamente femenina.

Lo que nos ha conquistado:
  • Feminismo. Por los 4 costados, porque no hay 5. Empezamos el recital por su tagline, «Rock and roll as told by women» (Rock and roll contado por mujeres) Queda clarinético, ¿no? Seguimos con sus fundadoras, ejecutoras y diseñadoras, que son todas mujeres o personas no binarias. Y, por supuesto, las estrellas absolutas que conforman el contenido de Gusher, pertenecen igualmente al género femenino (o no binario).

    No sólo de mujeres vive Gusher; personas transgénero o no binarias gozan de protagonismo en sus artículos.

    Pero, no sólo eso, además, se trata de artistas que desafían los modelos tradicionales de solistas, como Courtney Barnett, o de las «típicas» girl bands, como el grupo japonés CHAI que, a través de su música, redefinen el término «kawaii». Un sustantivo que resume el rígido estándar japonés de belleza femenina.

    CHAI vs. Kawaii.

    Courtney Barnett, una grande se desnuda en la entrevista.

  • Eclecticismo en diseño. Si tuviéramos que calificar el diseño, ejecutado con frescura por Juliette Younger, «ecléctico» sería sin duda el adjetivo adecuado. De hecho, la palabra que da nombre a esta cabecera en inglés, «Gusher», significa algo así como «efusivo», y resulta ideal para rematar la descripción. Tan pronto nos encontramos con ejemplos que rozan el periodismo juvenil ochentero a lo Super Pop, incluso el feísmo como tendencia, como tropezamos con pasajes más minimalistas con fotos a sangre, elección tipográfica de tendencia y «columneo» con aires literarios.
  • Rock ‘n’ Roll. Los melómanos premium que nos dedicamos a esto de exprimir el mundo editorial independiente, echamos de menos que el nicho musical se vea representado tan ampliamente como otros (gastronomía o viajes, por ejemplo). Aunque hay ejemplos de calidad como Record, no existe la misma proliferación de publicaciones diseñadas con gusto, y que sumen en cuanto a concepto. Por ello, que Gusher vaya por su tercer número y destile fuerza y tiro, nos pone a pegar saltos como si estuviéramos en la primera fila de un concierto de Pearl Jam.

Web

Hacking finance

Nos chifla descubriros nichos en temáticas editoriales que os sorprendan, y lo cierto es que cada vez nos cuesta más impresionarnos, peroooo… Para eso llega Hacking Finance, una publicación que, en palabras de Leslie Campisi (su editora): «explora la intersección entre las finanzas y todo lo demás». A través de su plataforma web, podcasts, newsletters, etc., el equipo de Hacking Finance proyecta una visión de la economía libre de prejuicios, fresca (y tanto), donde el objetivo es llegar a un público interesado en el universo financiero, que no comulga con la comunicación tradicional, más sobria y centrada en los «números».

Lo que nos ha conquistado:
  • Declaración de intenciones. «¿Cómo se percibiría el mundo de las finanzas si invitáramos a todo el mundo a la fiesta?». Detrás de esta pregunta subyace la filosofía de esta sorprendente cabecera. Tradicionalmente, el universo financiero no ha gozado de una buena imagen, pero eso no quiere decir que la totalidad de los/as profesionales que la rodean se definan así. Radiografiar personalidades, proyectos y actitudes que se salgan de los esquemas convencionales, constituye la esencia de este proyecto tan brillante como sensacional.
  • Irreverencia diseñil. «¿Pueden ser las finanzas coloridas, femeninas, extrañas, divertidas?». El equipo de Out of Office, formado por Elana Schlenker y Mark Pernice, partieron del análisis del universo gráfico de Hacking Finance. La extensísima paleta de colores y patterns que conforman la identidad corporativa ya aplicada en su web, se extrapoló a la versión impresa. El resultado es una dirección de arte vibrante, variada y juguetona. ¡Bravo!

    Las cubiertas constituyen toda una declaración de intenciones.

  • Diseño al límite. Pocas veces nos encontramos con revistas que sean capaces de equilibrar la locura con la legibilidad, y eso es algo que Out of Office ejecutan con maestría. Pese a que la publicación se percibe contemporánea, relevante y expresiva, es al mismo tiempo perfectamente legible. Incluso posee cierto aire cercano a un diseño más «literario» (esos márgenes interiores), que se rompe a través de ilustraciones menos estridentes.

    Stamping verde en cubiertas que aporta valor como publicación objeto.

Web

Illustoria

Un toque infantil nunca estorba, y más teniendo en cuenta que se trata de un nicho en continuo crecimiento. El universo editorial dedicado al público infantil necesita más que nunca revisarse, y ofrecer un contexto donde peques y papis paren un poco, tomen aire, disfruten del arte y, se inspiren juntos. Illustoria responde ampliamente a esta demanda.

Hasta Kandinski contribuye a suscitar el interés por el arte en los niños.

Guiada por esta voluntad, y la firme creencia en el poder del producto impreso, Joanne Chan inició esta aventura trianual, que va camino de su número 11 (calentito en imprenta ya). La cabecera aboga por aprender divirtiéndose y estimulando el gusto por el arte en los más pequeños.

Cada nueva edición de Illustoria se consagra a una temática en particular.

El formato revista, a diferencia del libro, ofrece a los lectores una visión tras bambalinas de la gente, lugares, etc. que puede ser a la vez íntima e informal. Además, permite profundizar en aspectos y enfoques más variados, así como en descubrir nuevos talentos tanto en los campos narrativos, como en la ilustración.

Lo que nos ha conquistado:
  • Voluntad pedagógica. Sus números son monográficos (comida, color, hogar…), dotando a Illustoria de un marcado acento pedagógico. Su tagline lo deja clarinético: «Para niños creativos y sus mayores» (For creative kids and their grownups).Precisamente, crear un producto que resulte igualmente atractivo para niños y mayores, implica decantarse por enfoques que no olviden, sobre todo, a estos últimos, que son los más exigentes. Prueba conseguida: os podemos asegurar que los contenidos son muy entretenidos, y nada obvios.

    Con Illustoria no sólo aprenden los peques.

  • Ilustración. Puede resultar muy evidente, pero es que lo de Illustoria no tiene nombre, en singular, sino nombres en plural. Lejos de encasillarse en un solo tipo de ilustración, cada número tira de talentos tan múltiples como diversos. De esta forma se gana en frescura y variedad, imperativa en un producto de naturaleza infantil.

    En Illustoria abundan los ejercicios que los papis y los peques pueden hacer juntos.

Web

Mal Journal

Y de la ilustración infantil, pasamos a la literatura erótica en formato mini libro, que el independentismo revistil es lo que tiene. Mal, con sede en Sofia, se alza como una propuesta fuera de lo común en lo que a revistas eróticas se refiere. A partir de un formato casi exclusivamente literario, la publicación compila varios artículos con una perspectiva manifiestamente radical sobre sexualidad, identidad de género y erotismo.

Lo que nos ha conquistado:
  • Acabados. Las tripas de cada número de Mal se imprimen en un offset de escaso gramaje y tacto delicioso. No obstante, el guiño reside en sus cubiertas, ejecutadas en cada ocasión con un papel verjurado diferente. De esta manera, la publicación reitera su vocación de género abierto, y alude a distintos tactos y sensibilidades a través de los materiales empleados.

    Diferentes texturas y tactos para cada número de Mal.

  • Personalidad. Pese a que Mal hace gala de un minimalismo implacable, este es roto a través de destacados llenos de aire a página completa, y de ilustraciones a cargo de un/a artista distinta en cada ejemplar. Esta alternancia entre ilustradores/as se une al del papel, color y tipografía, y refleja una deliciosa cadencia entre número y número. Así, a los pasajes gráficos usuales, se unen aquellos detalles que marcan la diferencia.

    En cada nueva edición de Mal, una persona distinta se hace cargo de la ilustración integral de la misma.

Mal se publica con el apoyo de Feeld, una app para citas destinadas a parejas, solteros y abierta a todos los géneros e identidades sexuales.

Web

Nork

Está un poco feo que lo digamos, pero ahora que no nos escucha nadie, probablemente Nork sea nuestra revista favorita de este año. Ganadora del premio Stack al mejor uso de la ilustración en 2019, Nork es autoeditada desde Tromsø (norte de Noruega) 2 veces al año, y explora el arte, la cultura, la creatividad y el estilo de vida de su lugar de origen, conectándolo con la comunidad global.

Nork condensa en sus páginas todos los ingredientes que buscamos en Rayitas para considerar a una publicación gourmet: originalidad y personalidad, jugueteo con la composición sin llegar a afectar la legibilidad, variedad en la imaginería gráfica y en la ilustración, y una narrativa fuera de lo común.

Cada artículo de los que compone Nork, va precedido de un pliego que hace de portadilla.

Lo que nos ha conquistado:
  • Juego tipográfico. Una de las bazas mejor jugadas por la agencia estonia Bobo in paradise en la ejecución del diseño, radica sin duda en el jugueteo tipográfico. Nork alterna bloques de texto dispuestos de forma ortodoxa, con malabarismos con la jerarquía y el uso tipográfico, que nos recuerdan inevitablemente a nuestro amadísimo David Carson. De hecho, su influencia está presente a lo largo de todos sus pliegos. Nos declaramos desde ya fans incondicionales.

    La sombra de David Carson es alargada.

  • Arquitectura interna. Los contenidos se vehiculan a través de 15 capítulos, con sus portadillas respectivas a doble página, y las temáticas son tan diversas como interesantes. ¿Un ejemplo? El artículo 14 versa sobre el trabajo del diseñador y tipógrafo Johan Elmehag, que ha generado una tipografía a partir de cómo quedarían las líneas costeras de varios países nórdicos con el deshielo previsto por el calentamiento global. El resultado, como se puede apreciar en las fotografías, es espectacular.

    Experimentación y creatividad tipográfica. Este artículo es maravilloso.

  • Cabecera. Y no sólo nos referimos a la cabecera en sí, que rezuma personalidad, sino al conjunto, sobrio en su look & feel, pero que captura la atmósfera gráfica a base de collage de lo que nos aguarda en sus tripas.

    El collage, muy presente en Nork.

Web

Pan & the dream

Con la boca abierta nos quedamos cuando cayó en nuestras manos Pan & the dream, una publicación anual sobre arte y estilo, que invita a artistas, escritores y fotógrafos a compartir su trabajo y su visión sobre un tema en particular. Este tercer volumen toma como excusa el 50 aniversario de la llegada del hombre a la luna, así como el de los 100 años de la escuela Bauhaus de diseño, para generar un híbrido entre ambas efemérides con un estilo retro futurista, que le viene como un guante al escaparate visual de la era del espacio.

Fotografía a lo grande en Pan & The Dream.

Lo que nos ha conquistado:
  • Tamaño. Su formato es absolutamente espectacular, y no apto para estanterías convencionales. Nada menos que un A3 ¡cerrado! Aunque pueda parecer que Pan entronca de forma oportunista con la tendencia de las revistas XXL, el motivo que subyace a su tamaño es «expresar la grandeza de la llegada del hombre a la luna, y el tamaño de un universo sin fronteras fijas», en palabras textuales de su diseñadora, Jeanette Abbink. Vamos, que no dan «puntá sin hilo». Avisamos que las fotos no le hacen justicia. Gana infinito en directo.

    Nada que menos que un formato A3 es el que luce Pan & The Dream en este viaje a la luna.

  • Acabados. Un tamaño tan considerable, necesita de un envoltorio ideal. Según palabras de su Jeanette, «quería que las páginas estuvieran contenidas en un packaging que protegiera su transporte y conservación. Para favorecer la impronta de ‘arte’, quería un packaging que pareciera contener material precioso, y que el lector, al extraer la publicación, tuviera cuidado y se recreara, como haría si abriera una colección de láminas artísticas». Como veis, todo está muy meditado en Pan & The Dream, y no han dejado nada al azar.

    Packaging de lujo para el tercer volumen de Pan & The Dream.

  • Maquetación y tipografía. Sencillamente deliciosa, y nos quedamos cortos. El gusto por una impronta limpia a la vez que dinámica, gracias a la alternancia de columnas colgantes y vacías, y lo acertado del tratamiento tipográfico (de lo mejor que hemos visto en tiempo), se une a la fastuosidad de una artillería fotográfica pesada de primera clase.

    La maquetación y el uso de la retícula es francamente delicioso.

Si la necesitáis ya en vuestras vidas, corred que su edición está limitada a 1000 ejemplares, cada uno con su correspondiente número. Además, donan 5 $ a la lucha contra el cambio climático con el dinero recaudado por cada ejemplar. ¡Bravo!

Edición limitada y numerada.

Web

The Preserve journal

The Preserve Journal es una publicación independiente consagrada a explorar una cultura de la comida y alimentación, que sea responsable, transparente, resiliente y, sobre todo, sostenible. Fundada por Michelle Skelsgaard Sorensen, la publicación presume de su absoluta independencia, sin ningún tipo de anuncio o publirreportaje, y es absolutamente honesta en su voluntad y orientación: abogar por una forma de vida alternativa, donde prime la curiosidad, la honestidad y el amor. Esa actitud conlleva en sí, la mejor forma de activismo posible.

Para ello, The Preserve Journal aúna fuerzas con expertas/os en sus distintos campos de actuación: chefs renombrados/as, biólogas/os, poetas, restauradores/as, jadineros/as, artistas, etc. De esta amalgama tan interdisciplinar como variada, surge un canal honesto vertebrado a través de la revista impresa, y dilatado por vía de su plataforma web.

Lo que nos ha conquistado:
  • Tratamiento tipográfico. Su diseñadora, Marie Dossing, lo explica a la perfección: «Mi obsesión era encontrar esa tipografía particular que fuera suave y femenina, pero al mismo tiempo moderna y versátil. La encontré en la Plantin, una serif clásica con aires Garamond, que casé con la Berthold Akzidenz Grotesk. Esta última aporta un look más moderno, y contrasta con el toque romántico de la cabecera. Para incorporar versatilidad a la mezcla, añadí 2 tipos con funciones similares en el segundo número».
  • Maquetación. Seguimos con lo que nos contó Marie: «Desde mi punto de vista, muchas de las revistas de hoy en día, están demasiado centradas en el minimalismo y en casi no diseñar, y creo que es una verdadera pena. Jugar con el color, las imágenes y la suavidad de las tipografías clásicas, es lo que me atrajo del diseño gráfico en primera instancia, y no quiero perderlo de vista a la hora de componer publicaciones. En el momento de establecer el estilo de The Preserve Journal, quise poner esto de manifiesto, y generar un look & feel clásico, suave, fresco y táctil.

Web

Pulp

Si os dedicáis a esto del diseño, aunque no estéis especializados/as en offline, seguro que la marca Fedrigoni no os resulta ajena. De la misma manera, si juntamos los términos «Pulp» y «revista», os iréis a un género literario de ficción, que motivó el naming de la segunda película de Tarantino. Nada que ver.

La fotografía también ocupa un lugar predominante en Pulp.

Pulp es una publicación hecha por y para diseñadores/as, impulsada por la marca italiana, y ejecutada por el equipo de Eye Magazine, que llevan ya 17 números cultivando excelencia, tanto en diseño como en contenido. Escudriñad bien las imágenes, que no engañan. Como resultado del carácter internacional de Fedrigoni, Pulp se edita en 3 formatos bilingües: italiano/inglés, francés/español y alemán/inglés.

Lo que nos ha conquistado:
  • Siempre papel. Con el bombazo que ha supuesto el último número de la siempre imprescindible Graffica, consagrado en esta ocasión al papel, no podemos negar que la industria papelera está en auge. Además de que cada número de Pulp exprima el muestrario de la marca, su número más reciente (17) viene envuelto con un packaging excepcional. Éste se encuentra impreso a 2 tintas, una de ellas de un flúor naranja extremadamente chiflante, y magnifica el valor de Pulp como publicación objeto. No os perdáis las fotos del unboxing.
  • Contenido. La rigurosidad e interés innegable de su contenido viene avalada por las labores de edición de John L Walters, editor nada menos que de Eye Magazine, y columnista recurrente de The Guardian, uno de los periódicos mejor diseñados del mundo.La empresa italiana persiste en su estrategia, muy inteligente a nuestro parecer, de acercar el mundo del papel a los/as diseñadores/as, y de esta manera humanizar una industria, bajo constante sospecha de merma al medio ambiente. En su último número, además, entrevistan a la gran Irma Boom. ¿Necesitáis más motivos?
  • Maquetación. Holly Catford y Simon Esterson, responsables del diseño, aportan una composición contemporánea que bebe de la contención, y juegan sabiamente con la retícula, algo imprescindible cuando se trata de publicaciones de formato medio, tirando a pequeño. A través de una retícula de 4 columnas, y con predominio de 2 falsas, ejecutan un discurso gráfico en torno a los recursos propios del diseño editorial de 10.

    Abundancia de recursos propios del diseño editorial en Pulp.

Web

Hasta aquí este recorrido por algunas de las estrellas más brillantes del microcosmos revistil independiente. A la hora de enfrentamos a este artículo, cada año nos cuesta más seleccionar las elegidas, puesto que, al igual que pasa con el propio espacio, la calidad y valor añadido de las cabeceras indies no deja de expandirse. ¡Viva el papel!

Todas las fotografías: Salva Cerdá

A %d blogueros les gusta esto: