Quizá fue Oscar Wilde quien dijo que no solía leer los libros que debía reseñar para no dejarse influir a la hora de escribir sobre ellos. Si hiciésemos caso a esta ácida ocurrencia del genial irlandés nos hubiésemos perdido el placer de sumergirnos en la mente de Rubén Fontana (Buenos Aires, 1942), diseñador gráfico, tipógrafo, profesor e investigador, un maestro que, con generosidad infinita, como los buenos maestros de siempre, despliega sus conocimientos, fruto de años de trabajo, para quien quiera escucharle. Es posible que lo primero que hubiera que enseñarle a las niñas y los niños es que en la vida existen pocos placeres como el de aprender y que uno de los secretos para tener una buena vida es mantener la curiosidad intacta hasta el final.

Esta es una de las muchas, muchísimas, valiosas lecciones que podemos extraer de «La palabra, la letra y la página», la obra de Rubén Fontana que Campgràfic acaba de publicar. Se trata pues de una obra con decidida vocación pedagógica desde su mismo índice, que no se limita a enumerar los títulos de los capítulos y las páginas donde comienzan, sino que incluyen un somero comentario acerca de los que podemos encontrar en cada uno de ellos. Vocación pedagógica que resulta meridianamente clara en el capítulo I del libro, «La formación inicial», donde se detiene en un momento crucial en la vida de cualquier persona: la enseñanza de la lectura y la escritura en los primeros pasos en el colegio de niños y niñas, y lo hace a través de cristalinas reflexiones que me han provocado un vivo interés, no solo como diseñadora, sino como madre de un leoncito de cuatro años que está aprendiendo sus primeras letras. Antes, en una introducción titulada «Orígenes y evolución de la escritura», que funciona como columna rectora de lo que va a tratar el libro, nos lleva de viaje a través de cinco mil quinientos años de historia de la letra y la palabra.

Centrando todavía más el foco en las materias de la tipografía y el diseño editorial, algunas de las cuestiones que más han llamado nuestra atención durante la lectura del libro están relacionadas con la lectura y la calidad de la misma: la legibilidad, el gusto por las formas tipográficas tradicionales, la presunción de que la elección entre serif y san serif es una cuestión de hábito y «que existen mayores posibilidades de leer e interpretar correctamente las palabras través de las formas tipográficas a las que se está acostumbrado». Lo importante, según Fontana, es que el diseño de la tipografía esté muy cuidado y que la elección de la fuente y de sus variables se ajuste a la idea o tono que se quiere transmitir.

En los capítulos dedicados a la edición nos desvela algunas claves para hacer una selección tipográfica y, una vez seleccionadas las familias tipográficas, nos enseña cómo hacer pruebas en igualdad de condiciones. Muy presentes están también las relaciones armónicas que deben existir entre los elementos paratextuales en relación al texto central, además de los textos con exigencias particulares, como los que van a ser leídos por lectores de edad avanzada o que tienen deficiencias en la visión. Es decir, siempre situando en el centro de la cuestión la legibilidad como factor decisivo para la comprensión lectora.

Seguidamente, Fontana hacen mención a la trascendencia del «diseño de la página para la asimilación de lo leído». Tanto si se trata de página impresa o página electrónica y nos llama a descubrir sus secretos, a profundizar en la búsqueda de los detalles que conseguirán no quebrar la afinidad entre el objeto y el lector. Estos apartados relativos a la edición consiguen que hagamos un ejercicio de reflexión y que pensemos en el diseño más allá del diseño.

Casi al final del volumen nos encontramos con un capítulo que tanto estudiantes como profesionales encontrarán seguro de gran utilidad: un análisis general y técnico de la puesta en página que nos conduce a un método para construir la estructura de la página, esto es, la retícula con todos sus elementos a partir de un mismo criterio. La espina dorsal del diseño editorial.

Y así, el libro avanza al ritmo de la gozosa erudición de Fontana, un saber forjado a la manera de un pasado no tan lejano, naturalmente, pues se trata de la época de la formación del propio autor, pero que dada la aceleración de la actualidad nos parece remoto, cuando un muchacho de 13 años con inquietudes por el dibujo entraba como chico de los recados en una agencia de publicidad de Buenos Aires y llegaba a convertirse en un respetado maestro y referente internacional de la profesión. Rubén Fontana lo ha sido todo en el mundo del diseño gráfico y la tipografía en la Argentina, y cuando decimos «todo», queremos decir exactamente «todo»: diseñador gráfico y de tipografías en su propio estudio profesional desde 1971; miembro de instituciones culturales situadas a la vanguardia de la creatividad desde hace cincuenta años, como el Departamento de Diseño del Instituto Torcuato Di Tella; pionero en la docencia de Diseño Editorial y la Tipografía en la Universidad de Buenos Aires, donde actualmente dirige la Maestría de Tipografía; editor de la revista «tipoGráfica», de la que llegaron a editarse 74 números entre 1987 y 2000… Unos puntos suspensivos que simbolizan el impresionante bagaje de alguien cuya curiosidad y deseos de aprender han ido acrecentándose con el tiempo. No es de extrañar pues que Zalma Jalluf, compañera de Fontana en su estudio profesional de FontanaDiseño, haya escogido como título para el esclarecedor prólogo el de «Un tipo del Renacimiento», o que Fontana dedique la obra a Aldo Manuzio, el legendario editor que desarrolló su actividad en la Venecia de los siglos XV y XVI y que marcó el camino futuro de la edición de libros.

Décadas de estudio, de trabajo, de reflexiones, de descubrimientos, de enseñanzas y aprendizajes, se condensan en esta delicia de volumen, primorosamente editado, como es costumbre, por Campgràfic, en el que resplandece con fuerza un mensaje claro, una enseñanza básica que tiene todo que ver con los placeres esenciales de la existencia, quizá el más importante de todos: el placer de aprender.

Ficha técnica

  • Título: La palabra, la letra y la página
  • Autor: Rubén Fontana
  • Editorial: Campgràfic
  • Idioma: Español
  • Páginas: 236
  • Web

Fotografías: Ana Moliz

 

A %d blogueros les gusta esto: