Cada uno tiene sus debilidades y en mi caso son las grotescas. Suelo pensar que no hay suficientes grotescas, igual que otros consideran que nunca hay suficiente helado, cerveza o capítulos de su serie favorita. De todos modos, y dejando de lado gustos y preferencias personales, este estilo tipográfico es uno más de un florido paisaje de letras donde los límites y las fronteras, por fortuna, nunca están demasiado claros.

Hacía algún tiempo que no os proponíamos una miscelánea de novedades tipográficas en el blog, porque la puedes encontrar semanalmente en nuestra cuenta de Instagram. Pero durante este antipático 2020 he ido descubriendo una buena cosecha de letras que merece la pena destacar y dedicarle tiempo y espacio.

Para esta nueva entrega de tipografías, que hemos dividido en dos artículos, me ha parecido bien agrupar las tipos por estilos, acercándonos a ellas desde este punto de vista y ver qué nos tienen que decir las letras cuando se juntan con otras alimentadas por una misma voluntad de estilo.

Grotescas y neogrotescas

El primer bloque de tres es el de las grotescas, conocidas en Estados Unidos como ghotic. Este tipo de letra sans serif surgieron en las primeras décadas del siglo XIX en Inglaterra. El término «grotesco» para denominar a este tipo de letra proviene de la tipografía «Grotesque», creada por el tipógrafo inglés William Thorowgood en 1832, y llamada así probablemente por derivación del término italiano «grottesco», que significa «proveniente de la gruta», posiblemente en referencia a su apariencia formal sencilla y sin artificios.

NT Bau, de la fundición argentinomexicana Nodo Type Foundry, es una grotesca construida sobre el arquitectónico concepto de construcción o edificio, y de ahí su nombre, bau, término alemán que significa eso mismo, «construcción». Se trata pues de una invitación a dotarla de contenido, de personalidad, a través del uso que cada cual le otorgue. Neutra, germánica en su solidez, pero dispuesta a abrirse a la imaginación.

NT Bau de Nodo Type Foundry

NT Bau de Nodo Type Foundry

Sombra, diseñada por Paul Eslage para TypeMates, es un cruce de caminos, una grotesca orgánica, con algunos detalles de un cierto lirismo que subrayan su espíritu geométrico. Una notable prueba de la versatilidad de las grotescas, que, a partir de sus aparentemente férreas formas, pueden surgir tipos muy hermosas, como también es el caso de Ambiant de Laura Csocsan de una estética suave con dos estilos y una fuente variable, suficiente para cubrir una amplia gama de posibilidades de uso. Tres ejemplos de la versatilidad de las tipografías grotescas, elegantes, funcionales, muy potentes, y sutiles y delicadas si es necesario.

Sombra de TypeMates

Ambiant en uso. Femme Type Poster Series

«Romanas»

La tipografías romanas están basadas, como no es difícil deducir de su nombre, en las letras esculpidas en piedra de la antigua Roma. Su paradigma lo encontramos en la Columna de Trajano, un impresionante monumento en el que las inscripciones son de impresionante belleza, claridad y legibilidad. En 1989, Carol Twombly diseñó para Adobe la tipo Trajan basándose en las letras del famoso monumento romano erigido en el siglo II a. C. Como curiosidad diremos que los antiguos romanos no usaban letras minúsculas, de ahí la necesidad de recrearlas en las familias tipográficas de este estilo.

Dos mil años después, este estilo tipográfico sigue propiciando la base para la creación de letras de gran belleza formal y, en algunos casos, gran astucia conceptual. Como la Korosu, de Emilie Vizcano, diseñadora gráfica y de tipos residente en París, una serif de personalidad profunda, pues, a pesar de su estilo romano, tiene alma oriental. «Korosu» significa «matar» en japonés y es un homenaje a O-ren Ishii, asesina japonesa de la película de Quentin Tarantino «Kill Bill». Destacan una ligaduras que se transfiguran en vigorosos objetos visuales.

Korosu de Emilie Vizcano

Korosu de Emilie Vizcano

A su vez, Astrance, de Mathilde Quentin, es una serif inspirada, según su autora, en la flor de la astrantia, y ese carácter vegetal en los remates, unido a la rotundidad natural de las romanas, conforma una de esas paradójicas personalidades tipográficas tan seductoras y atrayentes, capaces de elevar por sí mismas cualquier proyecto gráfico.

Caja Alta de Astrance Regular

Astrance de Mathilde Quentin

Y de esas personalidades múltiples tan bien amalgamadas sabe mucho Emily Jing Sum Chan, diseñadora de raíces hongkonesas e indonesias y residente en Nueva York, autora de Ascentis, su primer trabajo tipográfico, un vigoroso híbrido de tipos neoclásicas y contemporáneas, en la que juega sin complejos con los límites de las convenciones tipográficas. Tres deliciosas relecturas, plenas de actualidad, de una aventura tipográfica con más de dos milenios de historia.

Ascentis de Emily Jing Sum Chan

Ascentis de Emily Jing Sum Chan

Display

Por su propia naturaleza, las tipos display, pensadas para usarse en cuerpos grandes, admiten mejor que otras las experimentaciones y las excentricidades. Entendámonos, las excentricidades tipográficas son como las improvisaciones en el jazz, si no sabes tocar no lo puedes hacer. A fin de cuentas, una letra es un objeto visual sujeto a un código estricto que hay que conocer bien para poder jugar con sus límites. Y de esto van las tres tipos que hemos destacado bajo la etiqueta display.

Condensada y de fuerte contraste, Louche es obra de Joona Louhi, diseñador finlandés. Se trata de una tipografía que funciona realmente bien en tamaños grandes, una exploración de las formas de las cursivas, los contrastes pronunciados y las curvas cerradas que dan cierta sensación de velocidad.

Louche de Joona Louhi

 

También de clara vocación experimental y lúdica es Ofform, fruto de la colaboración entre la diseñadora eslovaca Kristína Jandová y los estudio praguenses Displaay Type Foundry, cuya base conceptual se encuentra en los pliegos de las telas al aire, que contrasta poderosamente con la solida construcción geométrica de las letras, dando como resultado una tipo de gran expresividad. Visitad su mini-site diseñada por Creative Nights, no tiene desperdicio.

Ofform de Kristína Jandová y Displaay

Cerramos este trío display con Snake Family, una familia tipográfica creada por el diseñador Arthur Schwarz y conformada por tres estilos: una script, una grotesca y una display, llamadas respectivamente, Boa, Kobra y Mamba, tres personalidades reptilianas de la que destacamos esta última, inspirada, según su creador, en el diseño de Princess Script, dibujado por los hermanos Barnhart de Chicago en 1887. Se trata de una tipo vertiginosa, con mucho de personalidad caligráfica, ideal para titulares de gran impacto visual.

Estilo Mamba dentro de la familia Snake.

Snake Family from Trente.Octobre on Vimeo.

 

(Continuará.)